El informe del Tribunal de Cuentas de las municipales de 2007 rebajó en 660.733 euros las subvenciones a los partidos

La fiscalización de partidos en 2005 provoca críticas del PP por deuda del PSOE, quien le advierte de que "las piedras que se tiran pueden caerte encima"

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal de Cuentas, Manuel Núñez, presentó hoy en el Senado el informe de fiscalización sobre las cuentas de los partidos en las elecciones locales de 2007, en las que se abrieron 53 expedientes a formaciones políticas para proponer una rebaja de las subvenciones oficiales por un importe global de 660.733 euros.

Según explicó Núñez, más de la mitad de los partidos que acudieron a esos comicios locales no rindieron después cuentas sobre su contabilidad electoral, lo que les invalida para recibir subvenciones. En concreto, la ley obligaba a presentar la contabilidad electoral a 1.656 formaciones, de las que 766 cumplieron con dicha obligación y 890 formaciones no la presentaron, a pesar de que se les recordó la obligación de su remisión.

En su mayoría se trata de formaciones de pequeña implantación que, generalmente, sólo concurrieron en un municipio, pero en el listado también hay nueve partidos con un mayor grado de implantación: Aralar, el Partido Galeguista, Coalición por Melilla, Coalición Valenciana, Los Verdes del País Valencià, la Plataforma de Ciudadanos para el Cambio que concurrió en Las Palmas, los Independientes por Ferrol, el Partido Estepona del citado municipio de Málaga y la Unión del Condado Paradanta de Pontevedra.

Tanto PSOE como PP mostraron su preocupación por esta situación en la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas y manifestaron su voluntad de conseguir cada vez mayor "transparencia" de la fiscalización de los procesos electorales. La portavoz 'popular', María del Mar Angulo, garantizó el apoyo de su partido para lograr una mayor exigencia, mientras que el portavoz socialista, Juan Luis Gordo, reconoció su "preocupación" por este asunto.

El presidente del Tribunal de Cuentas explicó que muchas formaciones no rinden cuentas por "falta de conocimiento", aunque recordó que "la ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento", y aseguró que otros casos "más espectaculares" obedecen a partidos "que se consideran fuera del sistema". Además, aclaró que la institución no tiene otra capacidad sancionadora que proponer la suspensión de subvenciones a esas formaciones.

56,1 MILLONES DE RECURSOS DECLARADOS

Según consta en el informe, recogido por Europa Press, las formaciones políticas declararon recursos por un total de 56,1 millones de euros, en su mayoría procedentes de deudas bancarias (35,3 millones). También recibieron 12,5 millones de anticipos electorales, 5,5 millones de aportaciones del partido y 2,7 millones procedentes de aportaciones privadas.

El Tribunal de Cuentas detectó además la existencia de aportaciones provenientes de personas físicas por encima del límite legal de 6.010,12 euros en siete formaciones políticas, afectando a un total de doce aportaciones y a un total aportado de 297.962 euros.

En ese contexto, recomendó al Parlamento revisar la cuantía individual máxima permitida para las aportaciones privadas, pues no han variado desde la Ley Electoral de 1985 mientras que las subvenciones públicas se vienen actualizando anualmente por orden del Ministerio de Economía y Hacienda.

Por otra parte, la falta de justificación de los recursos, bien porque no se identificaron a los aportantes o bien porque no quedó suficientemente acreditado el origen de los fondos utilizados, afectó a veintidós formaciones con un total de 472.728 euros.

Teniendo en cuenta los resultados de fiscalización, el Tribunal de Cuentas formuló 53 propuestas de reducción por un importe total de 660.733 euros. En el caso de 24 formaciones el recorte de la subvención se debía a haber superado el límite máximo de gastos contemplado en la normativa electoral.

Uno de esos partidos era Acción Nacionalista Vasca (ANV), que en aquellas municipales, su última cita con las urnas, superó en casi 175.000 euros el límite de gasto, lo que habría motivado la reducción de las subvenciones que le correspondiesen, aunque en la práctica esa formación no llegó a percibir ninguna cantidad del Estado dado que pesaba sobre ella la sentencia de ilegalización emitida por el Tribunal Supremo (TS).

En ese contexto, el Tribunal de Cuentas ha pedido al Parlamento que se definan las consecuencias jurídicas para las formaciones políticas que no han rendido cuentas y que se redacte "un adecuado régimen sancionador, con la consiguiente atribución de competencias al órgano que se designe y el procedimiento a seguir en sus diferentes fases, sin perjuicio de las competencias atribuidas a la Junta Electoral respecto de las autoridades, funcionarios y particulares".

LAS CUENTAS DE LOS PARTIDOS EN 2005

Núñez también presentó hoy el informe de fiscalización sobre la contabilidad ordinaria de los partidos políticos en 2005, en el que las aportaciones privadas se cuantificaron en 8,7 millones de euros, de los que 7,7 millones corresponden a aportaciones anónimas y, como tales, no permitían comprobar el cumplimiento del límite legal establecido para las aportaciones procedentes de una misma persona.

En el capítulo de las deudas con entidades de crédito, el Tribunal afirma que éstas sumaban 144,8 millones de euros en 2005, de los que 5,9 millones son intereses, mientas que la de los partidos de los parlamentos regionales era de 10,8 millones de euros.

El Tribunal solicitó a las entidades los créditos pendientes de los partidos y dijo haber encontrado diferencias entre los comunicados por las entidades y los contabilizados por los partidos, que se deben a los intereses devengados por operaciones vencidas y a las operaciones de la organización local no incluidas en las cuentas.

Además, había operaciones que no fueron objeto de amortización en los plazos vencidos, que ascienden a un total de 11,9 millones de euros de principal y 7,6 millones de intereses distribuidos entre EA, IU, Partido Andalucista, PSOE y UDC.

La portavoz del PP, Amparo Ferrando, destacó que el PSOE tiene una deuda vencida de "más de seis millones de euros", una situación que, a su juicio, "tiene que hacer reflexionar porque algo no se hace bien". "Estamos hablando del partido que sustenta al Gobierno, el año 2005 fue el primero que estaba en el Ejecutivo --argumentó--. Debemos ser un ejemplo para la sociedad y a veces ese ejemplo no se da".

El portavoz socialista, Manuel Mas, calificó como "fuera de lugar" las acusaciones del PP. "Todos sabemos que tenemos el techo de cristal, y si tiramos piedras hacia arriba puede que nos caigan encima --contestó--, encima con las que están cayendo estos días".