El PSOE cierra los relevos de portavoces en el Congreso dejando dos presidencias vacantes para ex ministros

El ex vicepresidente Solbes, adscrito a las comisiones de Exteriores y Unión Europea

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El PSOE tiene ya prácticamente cerrados los relevos de portavoces en el Congreso derivados de la remodelación del Gobierno, la formación del Ejecutivo vasco y la marcha de Ramón Jáuregui al Parlamento Europeo, se informó a Europa Press en fuentes parlamentarias. Los cambios, que podrían aprobarse este mismo martes en el Grupo Socialista, dejarán vacantes dos presidencias de comisión que se reservarían para ex ministros.

Tras la crisis de Gobierno llevada a cabo en Semana Santa por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ya se produjeron unos primeros nombramientos. A Rafael Simancas, hasta ese momento portavoz de Cultura, se le encargó el área de Fomento tras la llegada de José Blanco al Ministerio, y el anterior portavoz del ramo, el andaluz Salvador de la Encina, fue promovido a presidente de comisión en lugar del gallego Antón Louro, designado delegado del Gobierno en Galicia.

UN ASESOR DE ZAPATERO, A CULTURA

A su vez, el cambio de Portavocía de Simancas ha dejado libre el área de Cultura, que cuenta como ministra con la independiente Angeles González Sinde. El PSOE ha elegido para este puesto a José Andrés Torres Mora, estrecho colaborador de Zapatero en los años de oposición, que hasta ahora presidía la Comisión de Educación.

Además, Blanco se llevó a Fomento a dos diputadas que llevaban sendas portavocías en el grupo parlamentario: Inmaculada Rodríguez Piñero, que se ocupaba de Economía y que ha sido ya sustituida por la concejal oscense Marta Gastón, y Concepción Gutiérrez, que se ocupaba de los temas de inmigración, donde será relevada por la catalana Esperanza Esteve.

Paralelamente, la formación del nuevo Gobierno vasco dejó abierta la Portavocía de Industria, donde la alavesa Pilar Unzalu, nombrada consejera por el lehendakari Patxi López, ha sido reemplazada por Jesús Alique, ex alcalde de Guadalajara.

La designación Jáuregui como 'número dos' de la lista al Parlamento Europeo ya provocó el cambio más trascendental de los acontecidos en el grupo parlamentario, con la elección de Eduardo Madina como nuevo secretario general. Como Jáuregui se ha mantenido en primera línea en el Debate sobre el estado de la Nación, que culminó con su despedida de la tribuna en la jornada de las propuestas de resoluciones, Madina no asumirá por completo su cargo hasta esta mismo semana.

El nuevo secretario general deja vacante la Portavocía en la Comisión de Cooperación, puesto donde se ha destinado al valenciano Joan Calabuig, que a su vez abandona la portavocía de Ciencia e Innovación para que la asuma la también valenciana Juana Serna.

Después de todos estos cambios, el Grupo Socialista tendrá libres dos Presidencias de Comisión en el Congreso, donde se suele ubicar a los ex ministros. Se trata de la de Educación, que abandonará Torres Mora, y la de Administraciones Públicas, que dejará vacante Juan Fernando López Aguilar, cabeza de lista al Parlamento Europeo.

BERMEJO Y CABRERA, PENDIENTES DE DESTINO

De los ex ministros y diputados que han abandonado este año el Gobierno, el PSOE ya ha buscado destino a dos de ellos: Magdalena Alvarez fue incluida en la lista a las elecciones europeas, con lo que dejará el escaño del Congreso antes del verano, mientras que el ex vicepresidente Pedro Solbes, acaba de ser adscrito a las comisiones de Asuntos Exteriores y de Unión Europea.

Fernández Bermejo sigue pendiente de ocupación en el Congreso, aunque en su día se habló de que el PSOE le reservaría la Presidencia de la Comisión de Administraciones Públicas que dejará López Aguilar, que se transformará en Comisión de Política Territorial en consonancia con la Vicepresidencia de Manuel Chaves.

Mercedes Cabrera podría ser la destinataria de la otra Presidencia de Comisión, la de Educación, aunque ya la ocupó antes de ser ministra del ramo. En cuanto a Bernat Soria y César Antonio Molina, se especula con que podrían dejar el Congreso en próximos meses para volver a sus ocupaciones privadas.