El Rey apoya que las relaciones UE-América Latina den un salto "cualitativo" durante la presidencia española

Don Juan Carlos traslada su "respeto, merecida admiración y especial cariño" a todas las naciones iberoamericanas

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Rey don Juan Carlos defendió hoy que las relaciones entre la Unión Europea y la región de América Latina y el Caribe puedan dar un "salto cualitativo" durante la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010, al tiempo que hizo un llamamiento a impulsar los vínculos dentro de la comunidad iberoamericana.

En el acto de inauguración de la conmemoración de los Bicentenarios de las Independencias Iberoamericanas en la Casa de América de Madrid, don Juan Carlos consideró que estos aniversarios deben ser ocasión para "dinamizar los vínculos con Europa" y así lograr un "nivel de relación biregional a la altura de la especial vinculación histórica y cultural, y de los grandes principios y valores" que ambas regiones comparten.

Para el monarca, los Bicentenarios ofrecen también una buena ocasión para impulsar las relaciones en la comunidad iberoamericana así como para reflexionar sobre el presente y el futuro de esta región, "todo ello para reforzar nuestro trabajo en común, nuestro peso e identidad en todos los ámbitos a escala internacional, y para mejor superar los desafíos del mundo en que vivimos".

A su juicio, se trata de que la voz de la comunidad iberoamericana sea "tenida más en cuenta, contribuyendo generosa y positivamente a crear una sociedad internacional más libre, justa, democrática y solidaria".

El Rey también recordó en su discurso los "ideales y principios" que impulsaron el nacimiento en América de las nuevas repúblicas, entre los que destacó "la libertad, la igualdad y la solidaridad" y que han "inspirado la andadura histórica a ambas orillas del Atlántico, como metas supremas e irrenunciables y pilares de la identidad de toda nación moderna".

Por ello, don Juan Carlos rindió un "homenaje de hondo respeto, merecida admiración y especial cariño a todas y cada una de las naciones iberoamericanas", y recordó que "la conmemoración de los valores constitucionales" de la Carta Magna de Cádiz de 1812, "cuyo ámbito de aplicación se extendía a los dos continentes", brinda la oportunidad de "profundizar aún más en nuestro conocimiento mutuo y de promover lo mucho que compartimos".

En este sentido, reiteró el "respeto y afecto de España al conjunto de naciones libres, iguales, soberanas e independientes nacidas en América Latina hace dos siglos y con las que nos sentimos profundamente hermanadas".

En su opinión, en las últimas décadas de "progresivo acercamiento entre ambos lados del Atlántico" los vínculos históricos, humanos y culturales se han "enriquecido con una tupida red de intereses en todos los campos", alentados por "enriquecedores flujos humanos en ambos sentidos y por una dinámica de globalización" que han favorecido la "creciente interrelación entre nuestros países, sociedades y ciudadanos".

Para el Rey, este proceso de "mayor acercamiento y cooperación" ha sido la "institucionalización, hace ya casi 20 años, de las Cumbres Iberoamericanas", las cuales, añadió, se han convertido en "piedra angular para el proceso de construcción de una comunidad iberoamericana más libre, próspera y justa".

"La generación de los Bicentenarios, la que nazca y crezca durante su celebración, será la que pueda recoger los frutos de unas reflexiones que, esperamos y deseamos, sirvan para potenciar la comunidad iberoamericana y las legítimas aspiraciones de sus países y ciudadanos", concluyó.