El Supremo devuelve el poder a la oposición en Perak después de que el Gobierno central se lo arrebatase

KUALA LUMPUR, 11 (Reuters/EP)

El Tribunal Supremo de Malasia determinó hoy que la toma del poder en el estado de Perak, en el noroeste del país, por parte de la coalición que está en el Gobierno central es ilegal y, por este motivo, devolvió el poder a la oposición.

El tribunal argumentó que, dado que en la Asamblea de Perak no se ha realizado una moción de censura contra el ministro principal de este estado, Mohd Nizar Jamaluddin, de la Alianza del Pueblo, éste debe conservar su cargo.

La resolución judicial obliga al Frente Nacional, que ocupa el Gobierno central, a abandonar el Ejecutivo estatal, una decisión aplaudida por el líder de la oposición, Anwar Ibrahim. "En el pasado, el poder judicial se supone que tenía que estar a instancias de los dirigentes políticos. Ahora hay una nueva señal de coraje por su parte", consideró.

El Gobierno, sin embargo, va a apelar el veredicto. El primer ministro, Mohamed Najib, declaró en una rueda de prensa en Putrajaya: "Creemos que tenemos un equilibrio sólido, así que recurriremos esta decisión".

El Frente Nacional tomó el poder por la fuerza en Perak el pasado febrero en una acción organizada por el primer ministro, y la semana pasada, cuando la Asamblea estatal se reunió por primera vez desde la expulsión del poder de la Alianza del Pueblo, fueron detenidos 90 simpatizantes de la oposición.

La oposición va a pedir que se celebren elecciones estatales de nuevo, y, según los analistas políticos, lo más probable es que venzan a la coalición de Najib, que gobierna el país desde que se independizó en 1957. Uno de los líderes de la oposición, Lim Kit Siang, dijo a la agencia de noticias Reuters que el próximo paso del ministro principal de Perak será buscar el consentimiento del sultán de Malasia, el máximo dirigente del país, para "disolver inmediatamente la Asamblea estatal para poner fin al estancamiento" político.

La coalición de Najib obtuvo el año pasado sus peores resultados en unas elecciones nacionales y estatales, y desde entonces ha perdido cuatro de los cinco comicios parciales legislativos y estatales.