El Tribunal de Cuentas revela un "limitado papel" de los Fondos de Compensación para reducir desequilibrios entre territorios

Los grupos parlamentarios exigen "más control" a las comunidades en el uso de los recursos con cargo a estos fondos

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal de Cuentas, Manuel Núñez, reveló hoy el "limitado papel" de los Fondos de Compensación Interterritorial para corregir los desequilibrios entre territorios teniendo en cuenta el "fuerte incremento de los recursos autonómicos" desde el 2003, cuando estos fondos suponían sólo un 1,5 por ciento del total de recursos.

Núñez se pronunció así en su comparecencia en el Congreso para presentar el informe sobre la participación de las comunidades y ciudades con Estatuto de Autonomía en los Fondos de Compensación Interterritorial en 2003, en el que denuncia una contabilización "deficiente" de los proyectos financiados con cargo a estos fondos.

Así, señaló que la dotación total para los fondos recogida en los Presupuesto Generales del Estado para el año 2003, ascendió a 955 millones de euros --un 35,5% de la inversión pública--, mientras que fue de 1.237 en 2007, 1.337 en 2008 y 1.353 en 2009. "La cifra es mayor pero el porcentaje ha disminuido", aseveró Núñez.

Tras hacer un repaso de las comunidades beneficiarias, encabezando la lista Andalucía con 377 millones (un 40 por ciento del total), Núñez indicó que estas dotaciones representaron "un reducido porcentaje" sobre el total de los recursos disponibles por las comunidades, y que, en 2003, era de media un 1,5 por ciento.

Dicho porcentaje, según subrayó, "ha ido decreciendo desde la reformulación de los Fondos, principalmente como consecuencia del fuerte incremento de los recursos autonómicos". "Lo que viene a señalar --prosiguió-- el limitado papel que pueden jugar estos Fondos en la corrección de los desequilibrios interterritoriales".

DEFIENDE LA SOLIDARIDAD ENTRE REGIONES

Sin embargo, a preguntas de los parlamentarios sobre la validez de estos fondos habida cuenta de lo manifestado durante su comparecencia, Núñez defendió estos fondos en base al artículo 158 de la Constitución, asegurando que se trata de un "instrumento eficaz para el cumplimiento del principio de solidaridad interterritorial".

En este sentido, explicó la evolución de estos fondos desde 2002 hasta ahora y que permite diferenciar una primera fase en que todas las comunidades eran beneficiarias y una segunda posterior en la que sólo se atiende "a las más desfavorecidas".

"Se trata de un mecanismo de solidaridad y cohesión que se considera necesario y muy importante. No obstante, su verdadero significado y alcance ha de situarse dentro del sistema de financiación de las comunidades autónomas, y en este tema estamos ahora todos metidos", explicó el presidente del Tribunal.

A su entender, la "propia limitación de su alcance" permite constatar que su funcionamiento es "una de las diferentes referencias que han de tenerse en cuenta en una adecuada valoración en el sistema de financiación autonómica", así como el hecho de que las dotaciones también puedan destinarse a los ayuntamientos.

En este sentido, subrayó la posibilidad de que se puedan financiar inversiones de entidades locales, "cuya situación financiera se ha visto agravada por la crisis del sector inmobiliario y la perdida de fondos comunitarios", lo que a su entender "obliga a replantear sus vías de financiación en consonancia con las funciones que asumen".

"Por lo tanto --resumió--, sí a la importancia de estos fondos, sí al control de estos fondos, sí a la modificación de la norma para que las exigencias tanto en la solicitud como en la ejecución de los fondos sean las más convenientes, y la promesa de que el Tribunal de Cuentas seguirá cada año fiscalizando esta cuestión y trayéndola al Congreso para que se realice su control parlamentario".

PIDE UN SISTEMA MÁS EXIGENTE

En este contexto, el presidente del Tribunal de Cuentas pidió al Gobierno una modificación del marco legal con el objetivo para exigir "más rigor" a las comunidades autónomas desde la solicitud de inversiones con cargo a este fondo hasta su ejecución, acompañado del adecuado reflejo en los Presupuestos Generales del Estado.

Esto es, solicitó un "sistema más exigente" que resuelva las irregularidades que provoca un sistema que "efectivamente es poco exigente". "Si se cumple la norma en todo su rigor, los fondos cumplirán la finalidad para la que se han creado, si se escapan por subterfugios se separarían de su finalidad", señaló.

En su comparecencia, Núñez señaló que en la contabilidad de las comunidades beneficiarias se apreciaron "algunos desajustes" entre las consignaciones estatales y la utilización de los recursos por la Administración regional, "propiciados por la aplicación de recursos no utilizados en ejercicios anteriores y cambios de proyectos".

El presidente del Tribunal de Cuentas reparó además en que a través del Fondo de Compensación se canaliza aproximadamente el 75 por ciento del total de recursos destinados exclusivamente a la financiación de proyectos de inversión. Además, indicó que estos recursos suponen, como mínimo, un 30 por ciento de la inversión pública de cada ejercicio según recogen los Presupuestos Generales.

ANDALUCÍA, LIBRAMIENTOS PENDIENTES DE JUSTIFICAR

Entre las principales "incidencias" observadas por el órgano fiscalizador en su informe se encuentra la gestión de los recursos con cargo al Fondo de Compensación por Andalucía, comunidad en la que "continúan libramientos pendientes de justificar, anteriores al ejercicio, 2000, por un total de 1,9 millones de euros".

En Galicia, segunda comunidad beneficiaria en 2003 con 155 millones (16 por ciento del total), "en todos los ejercicios quedan cantidades sin incorporar al ejercicio inmediato siguiente". Asimismo, el Tribunal observó que "la solicitud de los fondos no se correspondía con el grado de ejecución de los proyectos".

Por su parte, Extremadura "presenta un estado de liquidación de los créditos del Fondo Complementario en el que se reconocen obligaciones en exceso respecto a la dotación, habiéndose observado que en la liquidación del ejercicio fiscalizado se incluía un proyecto que no se adecuaba a la finalidad inversora de la dotación".

Los parlamentarios coincidieron en solicitar "mayor exigencia" a las comunidades y ciudades autónomas en el cumplimiento de la normativa para facilitar su control parlamentario. La diputada Enriqueta Seller lamentó el "vicio" de las administraciones regionales al apartarse de lo explicitado por ley.

El senador Francisco Tuñón destacó el "papel" de los fondos "en el reequilibrio territorial", una vez que éstos representan el 35 por ciento de la inversión pública. "La exigencia en el control de estos fondos debería ser más importante", reclamó.

Por su parte, el diputado socialista Pablo Martín defendió el uso "más eficiente posible" de estos recursos por las comunidades receptoras, respondiendo así con la misma solidaridad hacia el Estado y las comunidades más ricas de la que han sido objeto, y sobre todo ante la proximidad de un nuevo sistema de financiación autonómico.