Exteriores propondrá nacionalizar de forma excepcional al hijo de un exiliado registrado como británico

Decenas de personas homenajean a los ex combatientes contra los nazis y brigadistas internacionales en el 70 aniversario del destierro

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, propondrá al Consejo de Ministros que se conceda de forma excepcional la nacionalidad española al hijo de un exiliado de la Guerra Civil que no puede acogerse a la Ley de Memoria Histórica porque su padre no figura como nacido en España, sino registrado en el viceconsulado británico de La Línea de la Concepción (Cádiz).

Lo ha anunciado hoy el secretario general de Asuntos Consulares y Migratorios, Javier Elorza, en un acto de homenaje a los ex combatientes de la resistencia contra los nazis y a los brigadistas pueda llegar al Consejo de Ministros antes del verano, explicó el propio Elorza a Europa Press.

Jaime Fernández, ciudadano francés, es uno de los tantos hijos de exiliados que, con la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica, acudió a un consulado español para solicitar la nacionalidad española, según ha relatado a Europa Press.

En principio, reunía todos los requisitos. Su padre, José Fernández Sánchez 'El Inglés', original de La Línea y miembro de las Juventudes Socialistas, se exilió a Francia en febrero de 1939 y combatió en el Ejército francés contra los nazis. Dos años después era deportado al campo de concentración de Mauthausen (Austria), donde su trabajo como barbero de los nazis le salvó de la muerte.

Cuando Jaime tuvo que hacerse con el certificado literal de nacimiento de su padre para presentarlo en el Consulado español en Perpignan descubrió que no figuraba como nacido en La Línea porque sus abuelos le inscribieron en el viceconsulado británico de la localidad gaditana.

Jaime no tiene explicación para esto, porque su padre, que nunca intentó obtener la nacionalidad española, tampoco le habló de ello. Fernández recuerda que su abuelo trabajaba como pintor en Gibraltar, así que piensa que registró a su padre en el viceconsulado británico pensando en que quizás así tendría un futuro mejor.

El hecho de que 'El inglés' no aparezca registrado como nacido en La Línea impide a Jaime Fernández obtener la nacionalidad española en aplicación de la conocida como Ley de Memoria Histórica, que reconoce este derecho a los hijos de españoles y a los nietos de quienes tuvieron que renunciar a la nacionalidad como consecuencia del exilio tras la Guerra Civil.

Tras exponer su caso al departamento que dirige Miguel Angel Moratinos, Jaime Fernández ha obtenido el compromiso de Elorza de que Exteriores elevará su caso al Consejo de Ministros, que puede conceder la nacionalidad para casos excepcionales a través de un Real Decreto.

Junto a Elorza, otras autoridades han acudido hoy al cementerio de Fuencarral para participar en el homenaje. Entre ellos, el embajador francés, Bruno Delaye, que ha sustituido a última hora al secretario de Estado francés de Defensa y para los Ex combatientes, Jean Marie Bockel, que ha tenido una reunión esta mañana en París.

También intervinieron la embajadora de Reino Unido en España, Denise Holt; el director general de Relaciones Institucionales del Ministerio español de Defensa, Santos Castro; el director del Departamento de Análisis y Estudios del Ministerio de la Presidencia y representantes de otras legaciones, como las de Estados Unidos y Ucrania.

Junto a las autoridades, decenas de personas se congregaron en torno al monumento del Ministerio de Defensa en recuerdo de los españoles muertos en defensa de la Libertad fuera de España, con motivo de este acto organizado por la Asociación de Descendientes del Exilio español coincidiendo con el 70 aniversario del inicio del destierro.

SUPERVIVIENTES DE MAUTHAUSEN

Entre los asistentes había algunos supervivientes de Mauthausen, como los nonagenarios Francisco José Luis y Cristóbal Soriano. José Luis recordó emocionado en declaraciones a Europa Press a su amigo Francisco Boix, el fotógrafo que logró mostrar al mundo instantáneas tomadas en el interior del campo y que declaró como testigo en el Proceso de Nuremberg contra criminales de guerra nazis.

José Luis, que estuvo cuatro años y medio en Mauthausen, sostiene que salvó la vida gracias a que aprendió alemán y pudo servir así de intérprete para los nazis. Soriano, que llegó a Francia en el 39 junto al resto de exiliados españoles, recordó cómo con el estallido de la II Guerra Mundial los gendarmes franceses no dieron más opción a los españoles de los campos de refugiados que la de unirse al Ejército francés o volver a la España de Franco.

Soriano sobrevivió en Mauthausen trabajando en la cantera como cortador de piedra. Su hermano, que fue herido en el frente francés, no sufrió la misma suerte.

Junto al monumento en torno al cual se desarrolló el acto, la bandera republicana lució junto a la española y la europea. Las distintas autoridades presentes dedicaron unas palabras de homenaje a los españoles muertos combatiendo a los nazis, tras lo cual, un soldado del Ejército interpretó el toque de silencio.

A continuación los asistentes realizaron una ofrenda de flores y guardaron un minuto de silencio ante el Monumento a los voluntarios rusos y posteriormente inauguraron una placa en honor de los Brigadistas Internacionales británicos, estadounidenses, canadienses, irlandeses y australianos que murieron en España.