Fabra dice que no piensa abandonar el cargo tras la petición de dimisión de PSPV y Bloc y que sigue "igual de tranquilo"

El PP aprueba una moción de reprobación del portavoz del grupo socialista, Francesc Colomer

CASTELLÓN, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, aseguró hoy que no piensa abandonar el cargo tras la petición de dimisión que realizaron PSPV y Bloc durante el pleno ordinario del consistorio que se celebró hoy, así como que sigue "igual de tranquilo que el primer día".

El portavoz del grupo socialista, Francesc Colomer, indicó que si Fabra tuviese "sentido de la decencia" y tras la petición de dos años de prisión por parte de la Fiscalía Anticorrupción por un presunto delito de falsificación de documento público "no seguiría en el cargo", a lo que el PP respondió con la aprobación de una moción de reprobación del propio Colomer.

Antes de comenzar el pleno, el salón ya estaba abarrotado de público, partidarios en su gran mayoría del PP, entre los que se encontraban alcaldes y concejales que a la entrada del presidente de la Diputación le brindaron un largo aplauso y gritos de apoyo, que se mezclaron con los abucheos de los partidarios del PSPV.

A pesar de que Carlos Fabra rogó a los asistentes de ambas facciones que mantuviesen silencio durante las intervenciones de los diputados, los partidarios de ambos bandos interrumpieron en varias ocasiones la sesión plenaria para manifestar su apoyo o disconformidad con el presidente de la Diputación.

En el turno de ruegos y preguntas, Francesc Colomer demandó la dimisión de Carlos Fabra, asegurando que "continúa en el cargo, desafiando la moral pública y la buena imagen de la provincia". El portavoz socialista preguntó a Fabra "cuánto años de cárcel tienen que pedirle o de qué delito le tienen que acusar para que dimita", así como si le parece "razonable" aguantar en el cargo tras la petición de Anticorrupción "y cuando su imagen está ligada a una persona acorralada por la Justicia".

Colomer se dirigió a Fabra para indicarle que "su única reacción tras la petición de cárcel de la Fiscalía ha sido despreciar al Ministerio Fiscal", y le espetó si "cree que esta actitud está a la altura del cargo que representa" y si "insinúa que los fiscales en España pueden estar prevaricando".

Fabra respondió al portavoz del grupo socialista que "no pienso abandonar el cargo y usted perderá las elecciones y, luego, posiblemente lo tirarán". El presidente de la Diputación manifestó estar "igual de tranquilo que el primer día", por lo que pidió a Colomer que se preocupe por él mismo, "ya que yo ha lo haré por mí mismo", y añadió que "tengo gran respeto a la Justicia, pero decir que la Fiscalía depende del Gobierno, tal y como está instrumentalizada, es una verdad como la copa de un pino".

Previamente, y tras anunciar el PSPV que iba a demandar la dimisión de Fabra, el PP anunció que presentaría una moción de reprobación del portavoz socialista, "por hacer dejación de sus funciones como portavoz y convertir los plenos en un auténtico espectáculo", según indicó el vicepresidente de la Diputación Rubén Ibáñez, que posteriormente fue aprobada sólo con los votos de los populares.

Colomer explicó a Fabra que esta moción "está en la senda de huir de sus problemas y es una impostura democrática". Al respecto, apuntó que "las responsabilidades penales no son nuestro objetivo, pero hay responsabilidades políticas que estuvieron presentes en los códigos éticos del PP, aunque parece que ahora se les haya olvidado".

Aclaró que el PP "ha sobrepasado todas las líneas que no deben pasarse en política, con un presidente para el que piden dos años de prisión por estar en medio de una trama de falsificación de documentos para enriquecerse más rápidamente y un vicepresidente -en relación a Vicent Aparici- para el que solicitan siete años de prisión por otro delito relacionado con sus competencias medioambientales".

"Esto es un guión de una película de terror y codicia, y en política se paga", agregó Colomer, quien subrayó a Fabra que "el mejor servicio que podría hacer a la provincia es dimitir y dedicarse a salvarse en sede judicial, y no a pedir la cabeza del portavoz de la oposición", pues -dijo- "si el fiscal me pidiese lo mismo que a usted, yo me iría a casa por dignidad y no les condenaría a pasar un espectáculo como éste".

Carlos Fabra recriminó a Colomer exigir a la gente de su partido el alejamiento de la vida política por estar imputados "porque desde su ideología marxista ha decidido diferenciar entre buenos y malos", y preguntó al portavoz socialista por qué no pide la dimisión de algunos representantes de su partido también imputados, como el alcalde de Elche o el ex alcalde de Vall d'Uixó.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA

El presidente de la Diputación significó que "nosotros respetamos la presunción de inocencia, que es un derecho constitucional, y usted se atreve a pedir la dimisión a quien a sido elegido democráticamente".

Así mismo, Fabra recordó que "en vísperas de las elecciones de 2004 salió el 'caso Naranjax' y en vísperas de las elecciones de 2007 se continuó con este tema y, sin embargo, el PSPV obtuvo un fracaso electoral, mientras que ahora salen los casos Gürtel, Garrut y otra vez Naranjax, en los que se ha comunicado las calificaciones antes a los medios de comunicación que a los interesados".

Fabra añadió que el PSOE "es la mejor oposición que podemos tener, ya que con esa política rastrera y de acoso conseguirán perder las elecciones, y espero -dirigiéndose a Colomer- que tenga la dignidad cuando se archive mi caso de pedirme disculpas, así como a mi familia y a la sociedad", y -agregó- "si le queda decencia, váyase de la política y póngase a trabajar, que, por una vez, no le irá mal".

Colomer insistió en que la provincia de Castellón "necesita una regeneración ética y política", y apuntó que Fabra gana en su relación con la Generalitat "porque le mantienen, pero la provincia pierde". Según aclaró, "yo no le pido la dimisión por estar imputado, sino por no dar la cara".

Por otra parte, el pleno rechazó, con los votos del PP, tres mociones del grupo socialista en las que solicitaba transporte público en el área metropolitana de Castellón, un Plan Integral de Residuos en la provincia y la coordinación e impulsión de políticas y medidas anticrisis en Castellón, así como dos mociones del Bloc en las que pedía la ejecución del Plan Educa 3 y la adhesión de la Generalitat a la Fundación Ramón Llull.

También, por unanimidad, se aprobó una moción del PP en la que exige al Ministerio de Fomento que asuma su intención de convertir la N-232 entre Valdealgorfa y Vinaròs como autovía, coincidiendo con la A-68,; que impulse la solución al Puerto de Querol; y que incluya el proyecto de desdoblamiento de la N-232 entre Valdealgorfa y Vinaròs en la próxima revisión del PEIT.

El pleno finalizó con abucheos al presidente de la Diputación y peticiones de dimisión por parte de partidarios del PSOE, así como aplausos y gritos de 'presidente' por parte de los partidarios del PP, produciéndose entre ambos bandos algunos intercambios verbales.