Feijóo defiende el bilingüismo "amable y cordial" y dice que las próximas oposiciones se podrán responder en castellano

Afirma que el Gobierno "se equivoca" si pretende con la financiación "solventar" sus estabilidades parlamentarias y los problemas del PSC

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, defendió hoy la existencia de un bilingüismo "amable y cordial" y aseguró que los candidatos podrán realizar las próximas oposiciones en castellano. "Si es tipo test podrán elegir las preguntas en gallego o castellano", añadió, para indicar que las dos lenguas se hablan con "amabilidad y cordialidad" en la comunidad.

Feijóo también se refirió, en declaraciones a Antena3 recogidas por Europa Press, a su promesa electoral basada en crear una red de guarderías gratuitas de 0 a 3 años y aseguró que "intentará cumplirla al máximo" porque Galicia tiene un "problema demográfico" y la familia, dijo, es un objetivo prioritario de su Ejecutivo.

En este sentido, puso de relieve el envejecimiento de la población, en la que "un 23 por ciento tiene más de 65 años", y reclamó que el nuevo modelo de financiación autonómica también tenga en cuenta este aspecto. "Además de la población cuantitativa deberíamos de hacer análisis cualitativos", subrayó el mandatario gallego, quien argumentó que "no tiene el mismo gasto social una persona de 30 años que otra de 70 años".

"El Gobierno se equivoca si pretende con esto solventar sus estabilidades parlamentarias y si pretende solucionar los problemas del PSOE, sobre todo del PSC", advirtió Feijóo, quien considera que el nuevo modelo se debe resolver "entre todos". "Y entre todos repartamos el dinero, que es de todos", remachó.

En materia económica, Feijóo apostó por impulsar reformas fiscales y tributarias y aseguró que "si reducimos impuestos, recaudaremos más". En este sentido, explicó que las familias, pymes y autónomos con rentas bajas podrán de esta manera consumir más y se proporcionará confianza al sistema financiero "para tirar todos juntos".

Prometió que aprobará, durante los 100 primeros días de su mandato, una ley para reducir en un 50 por ciento el impuesto de transmisiones y posteriormente rebajará el impuesto de la renta y eliminará el impuesto de sucesiones a los ciudadanos con rentas más bajas.