Feijóo desearía que la sentencia del caso Gürtel saliese antes de las europeas y defiende la "honorabilidad" de Camps

Apuesta por "clarificar" la situación financiera de las cajas y ve a las gallegas en "una situación templada"

Reclama al Gobierno que no cambie la Ley de supuestos del aborto por una de plazos si no consigue "un consenso superior"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, asegura que su partido "no teme a la Justicia", por lo que sostiene que "no habría cosa mejor que se pudiese dictar la sentencia del caso Gürtel antes de las europeas" y defiende la "honorabilidad" de los imputados a los cuales, como en el caso del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, su partido decidió mantener como militantes.

"Dejemos que actúe la Justicia. Nosotros no le tenemos miedo", aseveró Feijóo en una entrevista concedida a Europa Press, en la que censura que frente a este criterio del PP, "otros partidos están deseando ampliar el caso y que la Justicia no se pronuncie". Así, enmarcó esta actuación en una estrategia "para no hablar de los problemas ordinarios de las familias y del paro".

A su juicio, el PP ha aplicado "un único rasero" a sus militantes que resultaron imputados en la Operación Gürtel. "Cuando creemos que estamos ante hechos que pudieran conllevar una condena, actuamos, y cuando creemos que estamos ante hechos que no tienen responsabilidad jurídica, pues, lógicamente, confirmamos nuestra militancia", aseveró al defender el "criterio objetivo y racional" aplicado por su partido.

Feijóo contrapuso que en las filas populares no hay "nadie que después de ser condenado por sentencia firme siga siendo uno de los máximos dirigentes del partido", frente a casos de "otros que después de tener sentencias judiciales y personas condenadas por sentencia firme, siguen siendo dirigentes importantísimos del PSOE".

EN JUEGO LA ESTABILIDAD DEL GOBIERNO

En su opinión, lo que está en juego el próximo 7 de junio no es el liderazgo de Mariano Rajoy, sino "la estabilidad del Gobierno de Zapatero y su propia capacidad para liderar una España en recesión económica", ya que ve al presidente del Gobierno "en una situación parecida a la que estuvo en los últimos momentos la UCD".

Por ello, invitó al electorado a acudir a las urnas porque es "una ocasión para dar un mensaje al Gobierno". En concreto, a los gallegos les demandó "una reflexión" porque "es algo difícil de entender" que se pida el apoyo para la candidatura del PSOE, en la que figura como número tres la ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez, "coautora del engaño colectivo" de que el AVE llegaría a Galicia en 2012.

Preguntado por la posibilidad de impulsar una moción de censura si el PP obtiene un resultado holgado, afirmó que su partido debe ser "prudente, porque las elecciones no están ganadas". "Primero vamos a ganar las elecciones y después adoptaremos las decisiones que consideremos oportunas", aseveró sin querer pronunciarse si ésta le parecería una estrategia adecuada.

"CATÁLOGO DE OCURRENCIAS"

Para el presidente gallego, las medidas que hasta el momento ha propuesto el Gobierno para afrontar la crisis se reducen a "un catálogo de ocurrencias" que "la mayoría no llegan a término", por lo que rechazó aclarar si estaría dispuesto a impulsar en Galicia medidas para ampliar la deducción por la compra de vivienda como su homóloga de Madrid, Esperanza Aguirre. "No me parece oportuno hacer opinión sobre algo que no existe", dijo en referencia a la intención de Zapatero de suprimir la desgravación a la vivienda a partir de 2011 para rentas superiores a 24.000 euros.

Feijóo cree que es necesario "clarificar la situación" de las cajas de ahorro, pero advirtió de que es preciso "ser muy cauteloso" para "no alarmar gratuitamente" y cumplir el objetivo fundamental de "mantener la viabilidad de las entidades". Así, eludió pronunciarse sobre si sería adecuado un proceso de fusión de cajas en Galicia --"no vamos a especular sobre qué es lo mejor ante situaciones que no conocemos en su totalidad", dijo--.

"Lo que se requiere es prudencia, rigor, hablar poco y trabajar más", afirmó. En todo caso, señaló que, por la información de la que sí dispone, "las cajas gallegas están en una situación templada, no peor que el resto de las cajas, dentro de las dificultades que tienen en este momento las entidades".

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Sobre financiación autonómica, el presidente gallego estimó necesario cerrar el nuevo modelo como vía para ayudar a solventar la crisis económica, pero exigió "un acuerdo para todos" y que "nadie caiga en la tentación" de emplear la negociación para "solucionar problemas internos del PSOE". "Espero que el Gobierno asuma que no se puede sustituir un modelo consensuado por todos por uno sólo aceptado por algunos", indicó.

A partir de las premisas básicas que defiende Galicia para "mantener el porcentaje de financiación que tenía en anteriores acuerdos", Feijóo desveló que se han mantenido contactos con comunidades de distintos signos políticos, como Extremadura, Castilla-León y Asturias porque están de acuerdo en que no se puede desembocar en "una España hemipléjica".

"Perjudicaría a las autonomías que se quedan sin equidad en la financiación, pero también a aquellas que inicialmente tendrían recursos adicionales, pero que posteriormente verían limitado su crecimiento y producción porque la otra parte de España no podría comprar los productos que producen las comunidades de mayor renta. Al final, nos empobreceríamos todos", argumentó.

CONSENSO SOBRE EL ABORTO

Acerca de la reforma de la Ley de Aborto, el presidente de la Xunta apostó por "despolitizar cuestiones éticas y morales" y reclamó que la legislación en este tipo de ámbitos se consensúe de forma "sosegada y tranquila". Así, censuró la "táctica del despiste" basada en que "cada vez que hay campaña electoral, hay una propuesta del PSOE en relación a la Ley del Aborto".

En todo caso, arguyó que el aborto "no es equiparable a tomarse una copa en un bar". "Si para tomarse una copa en un bar se necesita mayoría de edad y para abortar, según el PSOE, ni siquiera eso, me parece que el 90 por ciento de las familias españolas y muchísimos militantes socialistas y dirigentes importantísimos del PSOE no están de acuerdo con trivializar algo tan complejo", afirmó.

Por ello, reclamó que el Gobierno no cambie la Ley de supuestos vigente por una de plazos si no consigue "un consenso superior" y argumentó que "lo lógico" es que esta legislación se haga mediante una comisión parlamentaria o de estudio "para ver si hay puntos de encuentro y para ver qué supuestos son, si los hubiere, para discutir al respecto". "Pero lo que no se puede es presentar proyectos para después iniciar una discusión artificial sobre cuestiones no prioritarias para los ciudadanos", concluyó.