Gómez pregunta a Aguirre qué es lo que tiene que ocultar para no haber expulsado a los imputados de su partido

Asegura que Madrid "no se merece una alcaldesa como Botella" ante los rumores que apuntan que Gallardón deja la Alcaldía

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, volvió hoy a preguntar a la presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, qué es lo que "tiene que ocultar" para no haber expulsado de su formación a los populares madrileños imputados en la 'Operación Gürtel' abierta por el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

Precisamente Gómez hizo estas declaraciones en el día en que el diputado del PP en la Asamblea de Madrid Alfonso Bosch Tejedor y el ex viceconsejero de Inmigración del Gobierno regional Carlos Clemente Aguado declaran como imputados ante el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Antonio Pedreira por su implicación en la trama corrupta de empresas.

En declaraciones a Radio Nacional de España (RNE), recogidas por Europa Press, Gómez subrayó que el PP en Madrid se ha convertido en sinónimo "de corrupción", una corrupción "que afecta a las instituciones en las que gobierna". "Lo que me extraña es que Aguirre no esté a la talla moral y política que se le exige a un máximo dirigente regional", apuntó.

En este sentido, se preguntó "por qué no ha tomado ninguna medida interna en el PP" y si "tiene algo que ocultar" la presidenta madrileña. "¿Qué compromiso tiene con las personas que están imputadas en la trama de corrupción", se cuestionó el socialista, quien señaló que "lo normal y lo razonable es que hubiese expulsado del partido, expedientado y tomado las medidas que cualquier dirigente hubiese hecho en su lugar".

Así, apuntó que la presidenta madrileña tiene que dar las explicaciones oportunas al respecto en la Asamblea de Madrid para aclarar todos estos aspectos, si bien evitó a contestar a si consideraba si Aguirre conocía todo lo que sus compañeros de partido estaban tramando. "No sé si lo conocía o no, eso lo tendrá que decidir la Justicia", se limitó a contestar.

No obstante, insistió en que no comprende cómo el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, sigue en su puesto, cuando, en su opinión, se ha demostrado que ha habido espionaje en el seno de su Consejería, o por qué el ex alcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero, implicado en la trama de corrupción, sigue con su acta de concejal en el Consistorio.

Para Gómez, todos estos asuntos son una clara evidencia de que el PP está "en erosión" y que ha llegado el "cambio de ciclo". "Hay una erosión importante y todos los datos apuntan a que Aguirre en estos momentos hubiera perdido la mayoría absoluta si se produjesen las elecciones autonómicas", aseveró el socialista madrileño.

A su juicio, Esperanza Aguirre "está más ocupada en sus líos internos" que en gobernar Madrid, y precisamente, el PSOE representa "la alternativa con un partido unido, cohesionado, con una intención para colocar a Madrid en el lugar que merece, y el 2011 va a ser el año del cambio".

NO VE A BOTELLA COMO ALCALDESA

Preguntado por los rumores que apuntan a que Alberto Ruiz-Gallardón podría dejar la Alcaldía en octubre para dar paso a Ana Botella, Gómez señaló que le preocupa esta cuestión "como ciudadano y como madrileño" porque Madrid "no se merece una alcaldesa como Botella".

"Madrid no merece dirigentes institucionales como los que tiene el PP... todos sabemos que para Gallardón y Aguirre, el Ayuntamiento y la Comunidad respectivamente, son meros instrumentos políticos, y trampolines", subrayó Gómez, quien recalcó que ambos políticos "están en lo suyo".

En cuanto a la licencia para poder trasladar su sede hasta el Palacio de la Prensa, en la plaza de Callao, Gómez señaló que espera que "en poco tiempo" esté resuelto el problema y que "el PSM esté donde merece estar, en el corazón de Madrid" porque, en su opinión, son "el partido central de Madrid".

En este sentido, recordó que Madrid capital tiene problemas de gestión porque "hay 13.000 licencias paradas en Madrid" y que esto supone un problema para las empresas que dependen de esta licencia para poder trabajar. "Hay que eliminar las trabas burocráticas que pone la Administración para el funcionamiento de las empresas, uno de mis compromisos para el 2011", apostilló.

También tuvo palabras para la situación de algunas empresas como Iveco o Arcelor Mittal, donde se prevén expedientes de regulación de empleo. Por ello, apostó por que el Gobierno de Esperanza Aguirre defienda el funcionamiento de estas factorías. "Habrá que intervenir o establecer diálogo o presión política institucional", concluyó.