HRW exige a Macapagal que reconozca "sin ambigüedades" la existencia de escuadrones de la muerte en Mindanao

La organización denuncia la implicación de policía y gobierno locales en el asesinato de "cientos" de delincuentes y niños de la calle

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) ha exigido a la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, que reconozca "inmediatamente y sin ambigüedades" la existencia de escuadrones de la muerte responsables del asesinato de "cientos" de delincuentes y niños de la calle en la ciudad de Davao, en el sureste de la isla de Mindanao (sur), y que ordene la investigación de estos asesinatos y de la posible implicación de las autoridades locales.

La presidenta "debe reconocer inmediatamente y sin ambigüedades la existencia de un escuadrón de la muerte responsable del homicidio de cientos de supuestos delincuentes y de niños de la calle en la ciudad de Davao, así como condenar estos asesinatos", afirmó la organización en un comunicado. Asimismo, "Arroyo debe ordenar a la Policía Nacional de Filipinas y a la Oficina Nacional de Investigación que lleve a cabo una inmediata y profunda investigación sobre los homicidios", añadió.

"Ante las evidencias sobre la implicación del gobierno local en estos homicidios, el constante silencio de la presidenta Arroyo puede interpretarse como un consentimiento tácito de los asesinatos cometidos por los escuadrones de la muerte", declaró la subdirectora para Asia de Human Rights Watch, Elaine Pearson.

"Si realmente se toma en serio la lucha contra los escuadrones de la muerte, ahora es el momento para que los denuncie, para que presione en favor de la persecución y para que anuncie medidas para ayudar a las familias de las víctimas", agregó.

El pasado 6 de abril, HRW emitió un informe sobre los escuadrones de la muerte en Mindanao en el que concluía que tanto la Policía como el gobierno locales están implicados directa o indirectamente en los crímenes cometidos, desde hace una década, por estos grupos armados en la ciudad de Davao. Escuadrones de la muerte similares han sido detectados en otras ciudades de la zona, como General Santos, Digos y Tagum, así como en Cebú, la segunda ciudad más importante de Filipinas, en la isla del mismo nombre situada al norte de Mindanao.

INVESTIGACIONES

Desde que HRW emitió este informe, varios organismos del Estado han anunciado su intención de investigar los hechos. La Comisión de Derechos Humanos anunció el pasado mes de marzo (por tanto, antes del informe), en Davao, el inicio de una investigación y el 20 de abril, la Oficina del Defensor del Pueblo, agencia gubernamental independiente encargada de vigilar los actos criminales de los agentes del Estado, informó a la prensa que pondría en marcha una investigación.

Asimismo, la Policía Nacional emitió recientemente varias declaraciones públicas en las que no sólo anunciaba su intención de investigar estos homicidios y la posible implicación de la Policía local, sino que denunciaba la falta de voluntad política para reconocer la implicación de algunos altos responsables del Estado en estos asesinatos, la cual, según la Policía, socava la credibilidad de sus investigaciones.

El pasado 8 de abril, el jefe de la Policía de Davao, Ramón Apolinario, también anunció una investigación y declaró que si las afirmaciones del informe de HRW sobre la implicación de agentes locales son ciertas, debe ser la Policía Nacional en su conjunto, y no sólo la local, la que investigue estos hechos.

"Es difícil creer que la Policía local vaya a investigar adecuadamente estos homicidios al mismo tiempo que niega la existencia de escuadrones de la muerte en la ciudad", advirtió Elaine Pearson, quien pidió a la presidenta Macapagal Arroyo que "preste atención al consejo del jefe de la Policía de Davao".