Ibarretxe afirma que no optará a ningún cargo interno dentro del PNV porque sus aspiraciones políticas "están cumplidas"

Cree que el Gobierno Zapatero está en una situación "débil" que "podría ser otra si hubieran apostado por el entendimiento con PNV"

BILBAO, 10 (EUROPA PRESS)

El ex lehendakari Juan José Ibarretxe aseguró hoy que no optará a "ningún cargo interno" dentro del PNV, porque sus aspiraciones políticas "están cumplidas". Además, expresó su convicción de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se encuentra en una situación de "debilidad y precariedad" que "podría ser otra" si hubieran "apostado por el entendimiento con PNV".

En una entrevista al diario Deia, recogida por Europa Press, afirmó que su decisión de retirarse de la escena política se produjo "relativamente rápido", tras constatar "que el PSE optaba sin ningún tipo de matiz por lograr un pacto con el PP para que Patxi López fuera lehendakari, aún no habiendo ganado las elecciones -como reconoció- y aunque fuera preciso pactar con quien dijo que no pactaría".

"Lo que vino después ha sido cuestión de medir los tiempos y hacer las cosas cuando toca hacerlas. En mi caso, anunciar mi decisión en el Parlamento. Y es que yo siempre le he tenido mucho respeto al Parlamento. Mi vida política comenzó allí y en el mismo sitio ha concluido", explicó.

Pese a que los socialistas rehusaron el pacto ofrecido por el PNV para formar un Gobierno de coalición, confesó haber tenido "una esperanza sincera de que así fuera" porque "en función de los resultados electorales, era la solución más coherente y lógica teniendo en cuenta el discurso que los socialistas habían hecho en la campaña".

Según explicó, "conscientes de la situación económica" y de "los retos pendientes", los jeltzales presentaron al PSE un pacto "para dotar de estabilidad tanto al Gobierno vasco como al Gobierno del señor Zapatero" en el que los socialistas "no invirtieron ni un minuto". "Y, para colmo, los días posteriores tuvimos que escuchar que fuimos nosotros los que no quisimos hablar", criticó.

Ibarretxe dijo haberse mostrado, incluso, dispuesto a no presentar su candidatura "para facilitar un acuerdo que generara confianza y estabilidad en las instituciones, tanto en las de Euskadi como en Madrid". "Yo nunca iba a ser un obstáculo en cuestiones que me parecen las mejores para mi país y mi partido lo sabía perfectamente. Pero ni siquiera nos dieron tiempo", lamentó.

Según sus palabras, en la reunión que representantes de PNV y PSE mantuvieron en la sede nacionalista en Bilbao, Jesús Eguiguren confesó que la decisión de pactar con el PP "estaba ya adoptada", incluso "aunque Ibarretxe no fuera el próximo lehendakari". "Creo que la sociedad debe conocer estos hechos, porque le ayudarán a formarse una opinión. Ni aunque yo hubiera renunciado a ser lehendakari, a pesar de haber sido el más votado, estuvieron dispuestos a hablar", manifestó.

A su juicio "quitarnos de en medio" se convirtió en una "cuestión de Estado". "Lo cierto es que podríamos estar en una situación completamente diferente a la que estamos, pero han elegido un escenario de frentismo con tal de hacer a Patxi López lehendakari", manifestó.

CAMBIO DEL CANGREJO

Según Ibarretxe, antes de las elecciones, el presidente del Gobierno central se manifestó en contra del pacto PSE-PP, "pero les dio igual". "Han decidido establecer un pacto que la mayoría de este país no respalda. Vamos a ver un cambio, dicen, pero un cambio hacia atrás, el cambio del cangrejo", señaló.

El ex lehendakari negó que el traspaso de poderes haya resultado 'penoso', porque, según explicó, "en política hay que saber estar con honestidad y con dignidad". "Yo he hecho todas las cosas en mi vida con la seriedad debida en cada momento. He intentado mostrar al nuevo lehendakari el respeto y la consideración que, en muchas ocasiones, el PSOE no ha tenido conmigo", aseguró.

Respecto al acto de toma de posesión de Gernika, dijo haber tenido "sentimientos encontrados", por un lado "de emoción" y, por otro, de "cierta pena porque tradiciones de decenas de años se hayan truncado". "Creo que no hubiera costado nada mantener las tradiciones, aun con pequeños retoques si fuera preciso", consideró.

Para Ibarretxe, "ver a alguien prometer su cargo sobre un Estatuto -el de Gernika- que no ha cumplido da que pensar" y "contemplar a las Fuerzas Armadas de España dentro de la Casa de Juntas, también".

El ex lehendakari explicó que renunció a su condición de parlamentario por creer que su labor ha concluido y porque "tienen que venir otras personas para encarar el futuro". "Afrontamos una nueva etapa política que necesita también de nuevas personas. Estamos en otro ciclo político que necesita liderazgos diferentes", aclaró .

También adelantó que no optará a "ningún cargo interno" dentro del PNV, porque tiene sus "aspiraciones políticas más que satisfechas". A partir de ahora pretende volver a ser "la persona y el economista al que siempre le ha gustado trabajar para conseguir un mundo mejor". Sin embargo, no concretó en qué lugar desarrollará este trabajo porque no ha tomado "una decisión definitiva".

NUEVO GOBIERNO

Ibarretxe criticó el hecho de que Patxi López dedique más tiempo"diciendo lo que el Gobierno no va a ser, en lugar de explicar lo que el nuevo Gobierno va a llevar a cabo". "No acabo de ver con qué proyecto político van a gobernar, ni cómo van a encarar la situación de crisis en la que estamos. No les une nada y les separa prácticamente todo. Se pasan el día discutiendo e, incluso, insultándose", argumentó.

También expresó su deseo de que "no traten de acabar con la singularidad del autogobierno vasco y conviertan a Euskadi en una autonomía más de régimen común aceptando transferencias en contra de la voluntad mayoritaria de este pueblo", en alusión a las políticas activas de empleo.

"Espero que no negocien nada que se separe de lo que el Parlamento aprobó con los votos de todos, de los socialistas también. Habrá que estar muy vigilantes para evitar que alguien pretenda vendernos mercancía averiada", añadió.

El ex mandatario vasco dijo no tener "duda alguna" de que la Diputación de Alava o el Ayuntamiento de Getxo "son los próximos objetivos del PP y del PSE" y de que los socialistas dirán al PNV "que apoye al Gobierno de Patxi López, porque en caso contrario se verán en la obligación de quitarles la Diputación de Alava y alcaldías como la de Getxo".

"Están ya planteando un chantaje que poco tiene que ver con los valores que dicen defender. O me apoyas, o te mando a la calle. Me parece indigno. A mí todo esto me suena mucho más a revancha".

Ibarretxe expresó su convicción de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero "ha dado síntomas de padecer una crisis en toda regla", lo que "revela su debilidad y la precariedad en la que se mantiene". "No tiene un futuro amable por delante y él sabe que su situación podría ser otra si los socialistas vascos y algunos otros que no lo son hubieran apostado por el entendimiento con el PNV", concluyó.