Izquierda abertzale dice que sigue siendo "motor de cambio" y que la huelga demostrará "la foto real" de la sociedad

Censura que el nuevo gobierno es "antidemocrático" y que PSOE y PP han usado "las ilegalizaciones" para "resucitar" el marco "agotado"

BILBAO, 6 (EUROPA PRESS)

La izquierda abertzale advirtió hoy de que, a pesar de que PSOE y PP hayan logrado "la foto trucada" de un parlamento y un gobierno "unionistas" y "antidemocráticos", la huelga del próximo día 21 permitirá ver "la foto real" de la sociedad vasca, con una "mayoría abertzale" que apuesta por "el cambio en profundidad". En este sentido, señaló su intención de seguir siendo "motor de las ansias de cambio" y explicó que su reto es "ofrecer una estrategia eficaz" dirigida a que "esa ansia de cambio se transforme en una práctica para el cambio".

Tras la elección ayer de Patxi López como lehendakari en la Cámara vasca, los portavoces abertzales Julen Aginako y Miren Legorburu censuraron hoy, en una rueda de prensa en Bilbao, que fruto de las elecciones autonómicas "tramposas", se ha formado "un parlamento, un lehendakari y un gobierno antidemocráticos" y que "carecen de legitimidad" porque no son "espejo" de la voluntad de los ciudadanos vascos, sino "ejemplo de la imposición, de democracia cero, de apartheid político institucional".

En cualquier caso, indicaron que, aunque PSOE y PP han conseguido este "objetivo" para "poner las instituciones vascas al servicio del no cambio, de la no solución", no han logrado "cerrar la fase de Lizarra-Garazi" y abrir una "fase españolista", ni tampoco "debilitar" a la izquierda abertzale en su "maratón represivo".

En este sentido, aseguraron que, frente a "fotos trucadas", existe "en este país una mayoría política y social que quiere un cambio en la línea de la soberanía, en ese marco estatutario autonomista que en 30 años no ha solucionado el conflicto".

De este modo, señalaron que el actual marco está "agotado", por lo que PSOE y PP "se han visto obligados a usar la política de ilegalizaciones" para intentar "resucitarlo" y "hacerle un lifting" con el objetivo de "frenar el cambio en profundidad".

"La izquierda abertzale sigue aquí", indicaron sus portavoces, que aseguraron que "seguirá siendo el motor de esas ansias de cambio de la sociedad vasca". Según añadieron, "el cambio vendrá de la izquierda abertzale, del trabajo en común de las fuerzas que creemos en Euskal Herria. Este pueblo necesita una solución dialogada, negociada para transitar de este marco de democracia cero a un marco democrático".

"UN MOJÓN"

A su entender, la convocatoria de huelga general para el próximo día 21 será "un mojón" en ese "camino", si bien Aginako precisó que esta convocatoria "no es una movilización antiapartheid". En este sentido, destacó que la jornada "aportará la foto real de que en este país hay fuerza, masa crítica política y social, una mayoría abertzale que opta por superar ese marco constitucional y estatutario, por un cambio político basado en el reconocimiento de los derechos democráticos de Euskal Herria y que tenga en cuenta que los principales beneficiarios van a ser los sectores populares y la clase trabajadora".

Asimismo, indicaron que la izquierda abertzale tiene como "reto" ofrecer "una estrategia eficaz que convierta a esa mayoría social que está por el cambio político en una mayoría social políticamente eficaz, que esa ansia de cambio se transforme en una práctica para el cambio, en un camino que nos lleve a superar esta situación antidemocrática y a ver una Euskal Herria libre y en democracia".

Preguntados por el abandono de la política del ex lehendakari Juan José Ibarretxe, Aginako señaló que la política desarrollada por el PNV y por los gobiernos dirigidos por Ibarretxe "no han favorecido" la apuesta por la estrategia eficaz" que la izquierda abertzale considera "necesita nuestro pueblo". "El PNV no ha querido recorrer el camino que la mayoría de nuestro pueblo y también de las bases abertzales del PNV quiere recorrer", añadió.

Por otro lado, reiteró sus críticas a la formación jeltzale por "aprovechar" la ley de Partidos y "usurpar" cargos que la izquierda abertzale reclama en las distintas instituciones. En este sentido, insistió en que "no sólo hay un gobierno ilegítimo y antidemocrático", sino que también hay "decenas y decenas" de ayuntamientos y diputaciones "ilegítimos y antidemocráticos".