J.- El PP pedirá en Bruselas nuevas partidas para "amortiguar" la pérdida de 30.433 millones en fondos estructurales

En su programa, achaca a la "mala negociación" de Zapatero la "pérdida directa de más de 1,5 millones de empleos hasta el año 2013"

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El PP considera que la "mala negociación" de las perspectivas financieras de la UE que realizó en 2005 el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se saldó con una pérdida de 30.433 millones de euros en comparación con los conseguidos por José María Aznar, un resultado que "contribuirá a que la crisis en España sea más severa y duradera" que la de los demás socios. Por eso, anuncia que pedirá en Bruselas la puesta en marcha de nuevos programas, con dotaciones económicas específicas, que "amortigüen" la pérdida paulatina de fondos estructurales que sufre España.

Así se recoge en el capítulo del programa electoral del PP relativo a la política de cohesión al que ha tenido acceso Europa Press, cuyos trabajos ha coordinado el ex ministro de Agricultura y eurodiputado, Miguel Arias Cañete. Los 'populares' quieren presentar públicamente este documento el próximo 15 de mayo en Córdoba.

El primer partido de la oposición sostiene que las negociaciones del Gobierno del PSOE "fueron las peores de la historia española desde su pertenencia a la Unión". "Zapatero fue un negociador complaciente que claudicó rápidamente ante sus socios europeos y España tuvo que cargar con el 25 por ciento del coste de la última ampliación europea, contribución desproporcionada respecto de nuestro peso económico real", reza el texto.

Según el PP, España ha visto reducido su neto europeo en prácticamente el 50 por ciento y las regiones españolas han perdido en su conjunto alrededor del 50 por ciento de sus fondos. La pérdida de ese dinero, prosigue, la están empezando a sufrir ahora los españoles "como un factor de agravamiento de la recesión y como un obstáculo adicional para la recuperación".

Es más, afirma que el resultado de la actuación de Zapatero, que, a su juicio, "no supo o quiso luchar por unos fondos que necesitaba la economía española para completar con éxito su convergencia con Europa es la pérdida directa de más de un millón y medio de empleos hasta el año 2013". "Se trata de un precio muy elevado que ha colaborado a situar a España nuevamente a la cabeza del paro en Europa", recalca.

RESERVA COMUNITARIA DE LOS FONDOS ESTRUCTURALES

En este punto, los 'populares' se comprometen en su programa a defender la solidaridad y la cohesión territorial europea, alegando que la política de cohesión debe seguir siendo un pilar fundamental en el proceso de integración en cuanto contribuye de forma notable al desarrollo socioeconómico de los Estados y regiones menos avanzados. Por ello, adelanta que se opondrá "a cualquier intento de renacionalización de esta Política Común Europea".

También defiende que se destinen recursos suficientes para las políticas de cohesión, con el fin de adaptarse a los nuevos desafíos como la globalización económica, el cambio climático, el cambio demográfico (incluidos el envejecimiento, la migración y la despoblación), la pobreza o el abastecimiento energético. A su entender, los recursos financieros destinados a la Política Regional comunitaria no deberían ser inferiores del 0,45% del PIB europeo.

Además plantea la creación de una "reserva comunitaria de los fondos estructurales", que permita reutilizar los créditos no gastados con el fin de maximizar el impacto de la política de cohesión y aprovechar los recursos escasos". En otra propuesta, el PP defiende que toda región que pueda presentar problemas específicos y localizados de competitividad pueda "ser susceptible de recibir ayudas comunitarias en la futura política de cohesión".

En su programa, los 'populares' consideran vigente la utilización del criterio actual de selección, el Producto Interior Bruto por habitante para la elegibilidad de las regiones a los Objetivos de la Política Regional pero piden que no se aplique con carácter exclusivo. Por eso, anuncian que propondrán ante la negociación del nuevo marco financiero de la UE a partir de 2014 la ampliación de los criterios utilizados hasta el presente incorporando complementariamente indicadores tales como los índices de desempleo o de brecha tecnológica, algo que, en su opinión, permitirá analizar con mayor fiabilidad las realidades territoriales y el grado de cohesión existente.

GASTO EN INNOVACIÓN Y MEJORA DE LA COMPETITIVIDAD

El PP aboga por impulsar todas aquellas medidas tendentes a orientar el gasto comunitario hacia la innovación, el capital humano y la mejora de la competitividad, como principales instrumentos para acelerar el crecimiento y la convergencia en el conjunto de la Unión.

Igualmente, se compromete a promover la reforma del Fondo Europeo de Solidaridad para asegurar una ayuda comunitaria rápida, eficaz y visible a las víctimas de catástrofes naturales en la UE, lo cual debiera acompañarse de una mayor coordinación preventiva de los sistemas nacionales de protección civil y la creación de mecanismos comunitarios de actuación conjunta.

Asimismo, avanzan que demandarán la puesta en marcha de nuevos programas de gestión directa desde la Unión Europea, con dotaciones económicas específicas, "que amortigüen la pérdida paulatina de fondos estructurales que sufre España en un contexto de crisis económica y social de mayor impacto que la padecen la mayoría de nuestros socios europeos".

FINANCIACIÓN DE ESTRUCTURAS HÍDRICAS

El PP apuesta también por simplificar los procedimientos administrativos de gestión de la utilización de los fondos estructurales argumentado que los actuales sistemas de gestión, seguimiento y control de esos fondos "son cada vez más costosos y burocráticos". Además, dice que defenderá el concepto de subsidiariedad en la aplicación de la política de cohesión.

Por último, anuncia que instará a la Comisión Europea a poner en marcha un programa específico de financiación de estructuras hídricas en las regiones con déficit estructural dotado de financiación suficiente desarrollando una política del agua basada en los principios de unidad de cuenca, sostenibilidad ambiental, prioridad de uso en la propia cuenca y garantía de las necesidades presentes y futuras de la misma en aras al interés de sostenibilidad y del desarrollo de actividades sociales y económicas de los territorios y solidaridad interterritorial transfiriendo los sobrantes de aguas de cuencas excedentarias a las deficitarias.