Jáuregui cree "desacertadas" las palabras de Aznar y aclara que es el proyecto de PSE el que se va a instalar en Euskadi

Dice que "los protagonistas del triunfo de ayer" son la dirección del PSE surgida tras la marcha de Nicolás Redondo

BILBAO, 6 (EUROPA PRESS)

El candidato del PSOE al Parlamento europeo, Ramón Jáuregui, calificó hoy de "desacertadas" las palabras del ex presidente del Gobierno José María Aznar, quien ayer aseguró que se "debe mucho" a Jaime Mayor Oreja porque "prendió la antorcha del constitucionalismo" en 2001, y advirtió de que "es el proyecto de PSE el que se va a instalar en Euskadi y no el de una coalición PSE-PP".

Además, agregó que "los protagonistas del triunfo de ayer" son la dirección del PSE surgida en 2002, tras la marcha de Nicolás Redondo, y que se ha mantenido "muy tozuda" en la idea de "construir el país entre todos".

En una entrevista a Herri Irratia-Loyola Media, el ex dirigente del PSE-EE afirmó que, desde el congreso de 2002, después la elección de Patxi López como secretario general "el PSE ha realizado un camino de éxitos. Desde los 13 diputados que sacó en las elecciones de 2001 hasta los 25 de estas pasadas elecciones hay un recorrido enorme".

"El triunfo de ayer es gran parte de una estrategia muy tozuda en la idea de construir el país entre todos, de volver a recoger lo mejor del socialismo vasco", defendió.

"DESACERTADAS"

Por esta causa, Jáuregui calificó de "desacertadas" las declaraciones de Aznar atribuyendo parte del logro de que el actual lehendakari sea no nacionalista a Jaime Mayor Oreja. "El acuerdo ha sido posible no para hacer un gobierno de coalición con aquellos tintes tan centristas, tan antinacionalistas y tan foráneos", rechazó.

Según sus palabras, los socialistas vascos dijeron al PP "yo voy a liderar el cambio y me voy a presentar, si ustedes me quieren votar, vótenme". Además, insistió en que "el proyecto que se va a instalar en el país es el del PSE y no el de una coalición PSE-PP".

Por otra parte, consideró que el anuncio de Juan José Ibarretxe de abandonar la vida política es "un paso lógico" y "merece todo el respeto".

En su opinión, el ex lehendakari "ha protagonizado una determinada política muy centrada en el nacionalismo", que fue "equivocada desde el Pacto de Estella" y, además, "dividió el país y no consiguió la paz".