Jáuregui dice que "los entendimientos con el nacionalismo son imprescindibles" y que "hay que hablar y mucho" con PNV

Insiste en que el PSE "no podía frustrar el discurso de alternativa" y estaba "obligado" a "liderar el cambio"

BILBAO, 15 (EUROPA PRESS)

El diputado del PSE-EE y candidato a las elecciones europeas, Ramón Jáuregui, afirmó hoy que "los entendimientos políticos con el nacionalismo vasco" son "imprescindibles" y, por tanto, "con el PNV hay que hablar y mucho, y se pueden entender, mejor". En este sentido, advirtió de que Euskadi está "atravesada de problemas" que requieren "consensos básicos" e insistió en que el Gobierno vasco y su partido mantienen una política de "mano tendida".

En su intervención en el Forum Europa-Tribuna Euskadi, reiteró que el diálogo con el PNV "es necesario" y aseguró que le consta que tanto el lehendakari, Patxi López, como el PSE "lo están reclamando de manera reiterada". De este modo, indicó que, en el tránsito de cambio de poder en el Gobierno vasco, se ha mostrado "un PSE y un gobierno vasco con la mano tendida".

Por su parte, aseguró que su contribución a la posibilidad del diálogo entre socialistas y jeltzales "es ninguna" ya que "es a la dirección del PSE a quien corresponde establecer cualquier política en ese sentido" y él "lo más que puede ser es un compañero que puede ser utilizable en algún momento".

En cualquier caso, reivindicó que "hay que hablar más en Euskadi en general" y se mostró convencido de que "con el PNV hay que hablar y mucho, y si se pueden entender mejor", si bien precisó que para ello es preciso que "se quieran entender".

"Los entendimientos políticos con el nacionalismo vasco son imprescindibles", opinó el político vasco, para el que "los problemas estructurales" de Euskadi como "el tránsito de la violencia a la paz" o el marco del autogobierno requiere "consensos básicos". "Euskadi está atravesada de problemas que reclaman consensos básicos, y me consta que ésa es la política del gobierno y del PSE", insistió.

HERENCIA NACIONALISTA

Asimismo, señaló que "las circunstancias políticas no permitían la reedición de aquel acuerdo" entre el PSE y el PNV, tras las últimas elecciones vascas, porque Euskadi "estaba afectada por la herencia de diez años de política nacionalista volcada a la exclusión de quienes no lo éramos, con una estrategia de acumulación de fuerzas nacionalistas que dio por muerto el Estatuto en la búsqueda de una independencia a plazos".

Sobre ese "esquema" político, añadió, no era posible el acuerdo con el PSE, que "no podía frustrar el discurso de alternativa" al nacionalismo que mantenía durante los últimos años y, por tanto, estaba "obligado" a "liderar el cambio". "No creo que esto sea una política contraria a lo que el país necesita, sino que por el contrario es la respuesta lógica y coherente a lo que ha venido diciendo", indicó.

LO DE MAYOR OREJA "FUE OTRA COSA"

En la misma línea, se refirió a las declaraciones realizadas recientemente por el ex presidente del Gobierno José María Aznar en las que consideraba que el candidato del PP a las elecciones europeas Jaime Mayor Oreja encendió "la antorcha del constitucionalismo" en Euskadi y aseguró, en este sentido, que "aquello fue otra cosa".

El diputado socialista recordó que "en 2002 hubo en el seno del socialismo vasco un debate interno muy importante, porque justamente aquella política se quería cambiar". "Y ese congreso del 2002, después de la dimisión de Nicolás Redondo, lo ganó Patxi López con la dirección política actual en favor de un proyecto de alternativa al nacionalismo del Pacto de Estella sobre la base de un discurso propio, con una oferta de construcción de país de mano tendida y reivindicación de socialismo vasquista", apuntó.

"Eso -añadió- es lo que ha triunfado y no tiene nada que ver con lo que fue una coalición que apareció en 2001 como excesivamente foránea y frentistas, inclusive cargada de tintes de revanchismo antinacionalista que no han configurado los perfiles del socialismo vasco de los últimos ocho años".