Karzai va a ofrecer a uno de los terroristas más buscados por EEUU que entre a formar parte de su Gobierno

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, va a ofrecer varios ministerios y gobiernos provinciales a Gulbuddin Hekmatyar, incluido en la lista de "terroristas más buscados" de Estados Unidos y líder de la milicia Hezbi Islami, que mantiene lazos con los talibán y el control de la provincia de Kapisa, situada a unos 80 kilómetros de Kabul, a cambio de que deponga las armas.

Este grupo, que recibió el apoyo de Estados Unidos en los ochenta para expulsar a los soviéticos de Afganistán, ha sido el responsable de varios atentados contra las tropas de la OTAN en el este y en el centro del país, entre ellos la muerte de diez soldados franceses el año pasado en el departamento de Surobi.

Según informan el diario británico 'The Times' y la cadena paquistaní GEO TV, Hekmatyar se va a reunir en las próximas semanas con el Gobierno afgano. Karzai parece dispuesto a ofrecer varios ministerios y gobernaciones provinciales a Hezbi Islami y un exilio de tres años en Arabia Saudí a Hekmatyar a cambio que depongan las armas. Después de ese periodo, su nombre sería borrado de la lista de terroristas de Estados Unidos.

Este movimiento se produce después de que el presidente afgano anunciara que se presentará a las elecciones del próximo mes de agosto junto con Mohamed Qasim Fahim, otro antiguo señor de la guerra en Afganistán y actualmente comandante de las tropas de la coalición. Fahim está acusado por diversas ONG, entre ellas Human Rights Watch, de haber contribuido con su papel a actividades criminales y a la masacre de civiles.

En los años ochenta, Hekmatyar recibió ayuda económica de Estados Unidos para combatir al Ejército soviético en Afganistán. Después de la caída de los talibán, en 2001, regresó de su exilio en Irán y se levantó en armas contra las tropas extranjeras. Un año más tarde, la CIA trató de eliminarle con un ataque poco fructífero realizado con un avión no tripulado.

De acuerdo con la información publicada por el diario londinense, un representante del Gobierno estadounidense se habría reunido con un hombre de negocios cercano a Hekmatyar para transmitirle su disposición a financiar la creación de un departamento del Gobierno afgano exclusivamente para negociar la paz con Hezbi Islami y los talibán. Este organismo, que contaría con una dotación inicial de unos 51 millones de euros, estaría encabezado por el ex ministro de Asuntos Tribales, Arif Noorazi.

Estas negociaciones vendrían a reafirmar el creciente sentimiento en Washington de que los talibán no serán derrotados exclusivamente mediante operaciones militares, a pesar del envío adicional de 21.000 soldados, y el paulatino incremento en la toma de decisiones del país de los líderes tribales y antiguos señores de la guerra.