La intención de Elíseo de impedir a un humorista antisemita concurrir a las europeas genera polémica en Francia

PARÍS, 4 (EUROPA PRESS)

La intención del Elíseo de impedir que la candidatura encabezada por el humorista francés Dieudonné concurra a las elecciones europeas de próximo 6 de junio debido a sus proclamas antisionistas ha generado polémica en la clase política francesa.

Dieudonné anunció a finales de abril que presentaría al menos cinco listas a los comicios al Parlamento Europeo junto con el antiguo miembro del ultraderechista Frente Nacional Alain Soral.

Condenado varias veces por sus declaraciones sobre la Shoah y los judíos, el humorista en cuestión provocó un gran escándalo en diciembre de 2008 al otorgar un premio al negacionista Robert Faurisson y fue citado ante el tribunal correccional de París por "injurias raciales".

La polémica ha llegado ahora de la mano del secretario general del Elíseo, Claude Guéant, al confirmar que los Ministerios de Interior y Justicia están estudiando si una lista de esta naturaleza puede presentarse jurídicamente a los comicios europeos.

Guéant ha llegado a preguntarse si los ciudadanos franceses "van a participar en la financiación de listas que profesan tales actitudes". A su juicio, una lista se puede presentar si es "conforme a todas las especificaciones jurídicas", pero no si está fuera de la ley.

El estrecho colaborador del presidente Sarkozy justificó en la emisora RTL la medida porque Dieudonné "hace profesión exclusiva de antisemitistmo" y se dijo convencido de que si las listas del cómico no se prohiben, los franceses las "condenarán".

Sin embargo, el portavoz del Partido Socialista, Benoît Hamon, que se dijo un "feroz opositor" de Dieudonné y de sus discursos, denunció un "golpe electoral" a corto plazo que busca reforzar la lista de la UMP.

El presidente del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, consideró, por su parte, "incongruente e increíble" que se pueda impedir la presentación a las elecciones cuando "los árbitros supremos de la política son los electores". "No hay una razón de oponerse a lo que los antisionistas representan en las elecciones. Es su problema. Esta es la prueba de que estamos en una dictadura", espetó el líder ultranacionalista.