La lista de 140 afganos muertos en un bombardeo de EEUU incluye a 93 niños y 25 mujeres

El Ejército resta credibilidad y dice que el incidente forma parte de un plan de los talibán para "provocar sacrificios humanos"

KABUL, 13 (Reuters/EP)

La lista de víctimas mortales que entregaron los vecinos de dos localidades situadas en el oeste de Afganistán que fueron bombardeadas la semana pasada por la aviación estadounidense incluye a 93 niños y 25 mujeres.

La lista, a la que tuvo acceso la agencia Reuters, cuenta con el apoyo de siete destacadas autoridades provinciales y centrales, incluidos los dos generales afganos encargados por el Gobierno de investigar el incidente sobre el terreno.

Con el título "Lista de los mártires del bombardeo del distrito de Bala Boluk de la provincia de Farah", la lista incluye, además del nombre, la edad y el nombre del padre de cada una de las víctimas. El fallecido más joven era un bebé de ocho días. Un total de 53 de las víctimas eran niñas de menos de 18 años y otras 40 eran niños. Sólo 22 de los hombres fallecidos tenían 18 años o más.

A pesar de estos datos aportados en los últimos días, el Ejército estadounidense continúa discutiendo las cifras y un portavoz ha afirmado que algunos de los nombres podrían ser falsos.

Esta disputa sobre el número de muertos en el bombardeo ha empeorado la ya existente tensión entre Washington y Kabul por las altas cifras de víctimas civiles que está causando la ofensiva contra los talibán, a pesar de las disculpas pronunciadas por la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, durante la visita del presidente afgano, Hamid Karzai, a la Casa Blanca la semana pasada.

El Gobierno afgano ha dado por buena la lista elaborada por vecinos de la provincia de Farah y Karzai pidió en la CNN que se detengan todos los ataques norteamericanos, algo que Washington rechazó inmediatamente. Para las autoridades afganas, el incidente, el más mortífero para los civiles desde que se inició el conflicto en otoño de 2001, eleva el apoyo de la opinión pública hacia los insurgentes.

OPINIÓN DE EEUU

El coronel del Ejército Greg Julian restó credibilidad a la lista de víctimas mortales, ya que cree que los vecinos de la zona tuvieron algún incentivo por inventarse nombres de familiares muertos. "Yo podría darles 140 nombres también. El problema es que no hay pruebas de que ese número de tumbas. ¿Son gente real? ¿Existieron de verdad? No hay certificados de nacimiento y no hay certificados de defunción", manifestó.

Julian añadió que los investigadores enviados por Estados Unidos habían mostrado 26 sepulturas individuales en la zona así como una fosa común que, indicó, no es lo suficientemente grande como para que quepan tantos cadáveres. Según sus estimaciones, el balance total no excedería de 80 muertos.

Pero el coronel acusó directamente a los talibán porque "no hay que olvidar quiénes son los responsables de todo esto". A su juicio, este incidente forma parte de un "plan deliberado para provocar sacrificios humanos y luego culpar" de ellos a Estados Unidos.