La ONU lamenta que la peor sequía en los últimos diez años está profundizando la crisis en Somalia

GINEBRA, 13 (Reuters/EP)

La peor sequía de Somalia en una década está profundizando la crisis humanitaria desatada por la violencia política y llevando a una gran cantidad de niños en condiciones cercanas a la hambruna, advirtió ayer la ONU.

El coordinador humanitario de la ONU para Somalia, Mark Bowden, precisó que cerca de 3,2 millones de somalíes están entre los 19 millones de personas que se estima que necesiten asistencia con carácter de urgencia en el Cuerno de Africa. Además, la sequía y los altos precios de los alimentos básicos también han dejado a 12 millones de personas en Etiopía y otros 3,5 millones en Kenia con escasez de comida, afirmaron.

"Ahora estamos enfrentando una sequía en Somalia que es la peor que la gente ha visto en al menos una década", lamentó Bowden, quien recordó en una sesión informativa celebrada en Ginebra que el país africano enfrenta su cuarto año consecutivo de sequía. "Alrededor del 45 por ciento de la población (somalí) está sufriendo de desnutrición moderada", agregó.

Además, alrededor de 1,1 millones de personas en Somalia se han visto obligadas a abandonar sus hogares, incluyendo a miles que han huido del intensificado combate desde el fin de semana en la capital Mogadiscio entre milicianos islamistas y el Gobierno, de acuerdo a Bowden.

DESNUTRICIÓN

Así las cosas, el 24 por ciento de los niños menores de cinco años en el centro y sur del país sufre de desnutrición grave, informó el diplomático de Naciones Unidas, quien tras la conferencia y en declaraciones a Reuters, señaló que el índice equivalía a que algunos niños vivieran en "condiciones cercanas a la hambruna".

Si bien los somalíes no están falleciendo de hambre actualmente, como sí ocurrió a comienzos de la década de 1990, su ganado se está muriendo por falta de agua. "Tenemos a más gente sufriendo en total y una pérdida de su sustento", sostuvo.

La meta de una solicitud de ayuda para Somalia de la ONU este año ha aumentado a 984 millones de dólares (unos 720 millones de euros), pero los donantes sólo han financiado un tercio hasta la fecha.