La Policía afgana abre fuego en una protesta por la muerte de civiles en un ataque aéreo de EEUU

KABUL, 7 (Reuters/EP)

La Policía afgana abrió hoy fuego en una protesta en el oeste de Afganistán contra un ataque aéreo de Estados Unidos en el que, según denunció la Cruz Roja, murieron decenas de civiles.

Una persona recibió un disparo de la Policía, que abrió fuego para intentar controlar a la multitud e impedir que entrara en las oficinas del gobernador provincial en la ciudad de Farah, informó el vicegobernador Younus Rasuli en una conversación telefónica con Reuters.

"Tiraron piedras contra el recinto y la Policía tuvo que pararles", dijo. Al menos 200 personas participaron en la protesta, en la que se corearon consignas contra Estados Unidos. Los manifestantes pusieron fin a la protesta de forma pacífica, según el testimonio de algunos residentes, pero la mayor parte de los comercios siguen cerrados en la ciudad de Farah.

Los ataques aéreos estadounidenses golpearon localidades del distrito de Bala Boluk, en la provincia de Farah, durante una batalla librada entre la noche del lunes al martes, aunque hasta ayer no se conoció el alcance en lo que se refiere a víctimas civiles.

Las fuerzas estadounidenses se limitaron a decir que están investigando el incidente, pero el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) denunció que sus observadores vieron decenas de cadáveres y las autoridades provinciales dijeron que hubo más de cien muertos. En el caso de que la cifra sea confirmada, éste sería el incidente con más víctimas civiles desde que los talibán fueron derrocados en 2001.

Los manifestantes exigieron la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán y criticaron al gobernador de la provincia por indicar en un primer momento que los muertos eran combatientes talibán.

Una delegación conjunta afgano-estadounidense fue enviada a Farah para investigar el incidente, pero Washington no ha dado aún una versión oficial de lo ocurrido. En Washington, la secretaria de Estados de Estados Unidos, Hillary Clinton, lamentó la muerte de civiles, y Karzai, quien previamente calificó los hechos de "injustificables", le agradeció el gesto.