La presidenta de Madrid cuestiona las ayudas directas para vehículos y recuerda que hay más sectores en crisis

Considera "muy peligroso" abrir la vía de las ayudas directas y apuesta por las desgravaciones

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, puso esta tarde en cuestión el anuncio del presidente del Gobierno de facilitar hasta 2.000 euros en ayudas directas para la compra de vehículos, pues se quejó de que no se haya consultado a las autonomías, que según el Ejecutivo deben hacerse cargo de la cuarta parte de esa cuantía, y avisó de que hay más sectores en crisis que también podrían reclamar ese tipo de medidas.

En declaraciones en el Congreso tras asistir al Debate sobre el estado de la Nación, Aguirre comenzó por reprochar a José Luis Rodríguez Zapatero que ese anuncio no hubiera sido consultado previamente con las comunidades autónomas.

500 EUROS, PORQUE LO DICE ZAPATERO

"A los madrileños no nos ha reconocido todavía, por ejemplo, el 1.300.000 ciudadanos a los que tenemos que prestar sanidad, educación, vivienda y resulta que ahora tenemos que pagar 500 euros porque lo dice Zapatero", se quejó.

Aguirre fue preguntada si Madrid no asumiría esos 500 euros de la ayuda prevista para la compra de vehículos y contestó recordando que su Gobierno prefiere la vía de las desgravaciones fiscales porque considera "muy peligroso" entrar en el camino de las ayudas directas a sectores en crisis.

Pese a que el PP ha propuesto en el Congreso una subvención de 1.000 euros para comprar un vehículo nuevo, la presidenta de la Comunidad de Madrid insistió en que "es muy peligroso empezar a abrir la mano de las ayudas directas".

QUÉ DIREMOS A LOS DEMÁS

"Todo esto está muy bien, pero el problema es que no sólo el sector del automóvil está en crisis, son muchísimos los sectores --aseveró--. Si vamos a las ayudas directas, ¿qué vamos a decir a los fabricantes de muebles o los de electrodomésticos o todos los que están en crisis?".

En ese sentido, admitió que "personalmente" es partidaria de las desgravaciones y que por eso la Comunidad de Madrid ha propuesto desgravar el impuesto de matriculación, que es "inmenso" y que ingresan íntegramente las comunidades autónomas.