Las familias muestran su satisfacción parcial ante la sentencia pero anuncian que seguirán investigando

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El portavoz de la Asociación de Familiares Afectados por la catástrofe del Yak 42, Miguel Ángel Sencianes, manifestó hoy su "satisfacción" porque la Audiencia Nacional haya clarificado que 30 de los 62 militares fallecidos en el accidente fueron mal indentificados de manera intencionada, pero anunció que las familias seguirán luchando para conocer toda la verdad sobre lo que sucedió una vez que los cuerpos fueron trasladados desde Turquía a España.

Sencianes, en declaraciones a los medios de comunicación a las puertas de la Audiencia Nacional, manifestó su "satisfacción" porque, según dijo "sí que se clarifica que no fue algo que hicieron por error o sin intención, sino que la sentenia entiende que fue intencionado y eso sí nos satisface". No obstante, el portavoz de las familias matizó que "aun falta saber que pasó cuando los cuerpos llegaron a Madrid sin identificar".

"Nuestra duda que nos hubiera gustado despejar es si se celebró el funeral de Estado aun sabiendo que no estaban identificados", explicó Sencianes, quien indicó que "las familias seguirán adelante".

"Se especulaba con que la sentencia sólo iba a ser de un año y que no había intencionalidad y que sólo era imprudencia, esto era indamisible y por ahi no podíamos pasar", recordó Sencianes, quien además insistió en que "la intención de los condenados no era identificarlos, sino venirse corriendo para el funeral de Estado".

"Después de tanta ruina, la única manera de repararlo es luchando por la verdad, nos gustaría llegar a saber que pasó a qui en Madrid", reiteró.

La Audiencia Nacional condenó al general Vicente Navarro a tres años de cárcel y a un año y medio a los oficiales José Ramírez y Miguel Sáez por los errores en las identificaciones de las víctimas del accidente del Yak-42, que costó la vida a 62 militares españoles el 26 de mayo de 2003.

"SENTENCIA MÍNIMA"

Por su parte otra de las familiares de las víctimas Granada Ripollés admitió que, aunque se esperaban menos sentencia "sigue siendo una sentencia mínima, debería haber sido lo que pedía el fiscal". "Además para mi este juicio debería haber sido el de la restauración del honor de las víctimas y no ha sido asi", añadió.

"Esto no ha terminado, es una batalla, pero no la guerra", enfatizó otro de los miembros de la asociación Francisco Cardona, quien reprochó al tribunal haberse acogido "al mínimo posible". "Si el tribunal se acoje a algo más mínimo se le podría haber montado un pollo que le habrían crecido hasta los enanos", expresó.

"Satisfecho no estoy, no es lo que nosotros esperábamos aunque tampoco es lo que en un pricipio se dijo", admitió Cardona quien en cualquier caso insistió en que esta sentencia "no es suficiente para pasar página en cuanto a las responsabilidades políticas".