Las fuerzas paquistaníes atacan a los talibán en el valle del Swat mientras miles de civiles huyen

Zardari y Karzai se reunirán hoy en la Casa Blanca con Obama, que les pedirá una gran alianza para luchar contra la insurgencia

MINGORA (PAKISTÁN), 6 (Reuters/EP)

Las fuerzas paquistaníes emprendieron hoy un ataque con artillería y helicópteros a los talibán en la convulsa región del valle del Swat después de que Estados Unidos pidiera al Gobierno que demostrara su compromiso en la lucha contra la insurgencia.

La expansión de la influencia talibán en territorio paquistaní ha generado alarma tanto dentro como fuera del país, por lo que será una de las cuestiones clave que el presidente norteamericano, Barack Obama, tratará hoy en su reunión en la Casa Blanca con sus homólogos de Pakistán y Afganistán, Asif Ali Zardari y Hamid Karzai, respectivamente.

El acuerdo de paz alcanzado el pasado febrero entre los talibán y el Gobierno paquistaní para acabar con la violencia en el valle del Swat ha quedado prácticamente en nada y miles de personas tuvieron que huir ayer de Mingora, la principal ciudad de la región, después de que autoridades gubernamentales advirtieran de los enfrentamientos.

Los milicianos ya han tomado varios importantes edificios del Gobierno en la ciudad, situada a sólo 130 kilómetros al noroeste de Islamabad, y están posicionados en los tejados.

Por ello, las autoridades han decretado un toque de queda para que la gente no salga a la calle mientras las fuerzas de seguridad atacaban la ciudad para expulsar a los talibán. "Las fuerzas de seguridad han ocupado las posiciones de los milicianos en una mina de esmeralda y helicópteros de combate también están siendo utilizados para hacer salir a los milicianos de Mingora", explicó un portavoz militar.

Otro miembro del Ejército que pidió no ser identificado rechazó la idea de que estos enfrentamientos lleven a una ofensiva inminente en Swat, pero los vecinos de la zona aseguraron habían visto a las tropas apostándose y un responsable del Gobierno también indicó que están llegando refuerzos.

El Ejecutivo provincial ha advertido de que unas 500.000 personas podrían huir del valle, que tiene una población de casi dos millones. De hecho, cientos de miles ya se han marchado de distintas zonas del noroeste de Pakistán desde el pasado agosto, cuando las tensiones se hicieron cada vez más patentes y se empezaron a suceder los combates.

Ante esta situación de violencia cerca de la frontera que comparten Pakistán y Afganistán, Zardari y Karzai fueron convocados en Washington por Obama, quien les pedirá que pongan a un lado los tiempos de la desconfianza y se unan a él en una alianza contra la insurgencia, según fuentes oficiales norteamericanas.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Pakistán, Abdul Basit, manifestó que el compromiso del Gobierno es inamovible porque el país es el que más está sufriendo el terrorismo. "¿Quién iba a estar más interesado en acabar con esta amenaza?", preguntó.