Las juventudes de CDC denuncian abuso de autoridad de la policía cerca de Mestalla

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

El presidente de la JNC --juventudes de CDC--, Gerard Figueras, anunció que denunciará hoy mismo el abuso de autoridad de la Policía Nacional que sufrió él junto a dos militantes de la JNC en los aledaños de Mestalla, cuando repartían carteles con el lema 'Catalonia is not Spain' (Catalunya no es España) antes de empezar la final de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao.

En rueda de prensa, explicó que agentes de la policía rodearon a dos militantes de la JNC mientras repartían los carteles y los pusieron contra la pared, pidiéndoles documentación a ellos y a ciudadanos que habían recogido la propaganda.

Según dijo, los agentes les requisaron los carteles y él, como presidente de la organización, fue a preguntar el motivo, momento en que otro policía le cogió por detrás y lo tiró al suelo. Después, se le comunicó verbalmente que había incurrido en un delito de desobediencia a la autoridad y que recibiría la citación correspondiente, y que si no se le detenía en esos momentos, era por las circuntancias excepcionales del acontecimiento deportivo.

Pese a todo, la JNC entró en Mestalla una pancarta de 50 metros cuadrados con el lema 'We are nations of Europe. Goodbye Spain' (Somos naciones de Europa. Adiós España), pero fue retirada por la policía minutos después de ser colgada y no ha sido devuelta, como tampoco los miles de posters que repartían las juventudes junto a militantes del Bloc Nacionalista Valencià, entre ellos el diputado valenciano Enric Morera.

Acompañan la denuncia de un atestado que les fue entregado, en el que la policía constata que repartían "propaganda independentista" y que eludieron a los agentes, algo que Figueras negó categóricamente, alegando que no tuvieron ni tiempo porque fueron puestos contra la pared.

Preguntó quién dio la orden de confiscar material de la JNC, y constató que el Estado está "persiguiendo ideas políticas, y sólo unas en concreto". Pidió que el Gobierno muestre la misma diligencia que tuvo al destituir al responsable de deportes de TVE y ahora dé explicaciones de lo que sucedió con las juventudes de CDC.

"Si es ilegal repartir carteles, que el Gobierno lo explique a las instituciones europeas, que se diga que el Estado no permite que las ideas salgan a la luz", aseveró.

En cuanto a la pitada del himno español durante la final, la vio "absolutamente justificada", porque el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao simbolizan dos naciones a las que no se está respetando. "Evidentemente que se debía silbar. ¡Qué menos!", exclamó.

Además, remarcó que "aquellos que dicen que fue una minoría de jóvenes con la cabeza caliente se equivocan", porque eran más de 50.000 personas realizando una acción de repulsa.

Al preguntarle si comparte el rechazo a la pitada del presidente de UDC, Josep Antoni Duran, se limitó a contestar: "Los símbolos se deben respetar, pero los primeros que no lo hacen son los españoles con los símbolos de Catalunya".