Las organizaciones de ayuda advierten de que los combates en Somalia están agravando la situación humanitaria

NAIROBI, 14 (Reuters/EP)

Las organizaciones de ayuda humanitaria advirtieron hoy de que los últimos combates en Somalia están agravando la situación humanitaria en el país, ya de por si muy delicada, y se unieron a la condena de la violencia emitida por numerosas potencias.

"En medio de la catástrofe existente, la informaciones de las continuas luchas, muerte de civiles, entre ellos mujeres y niños, son extremadamente preocupantes", indicó la portavoz de Oxfam International Andrea Pattison. Desde la semana pasada, los enfrentamientos entre los milicianos de Al Shabaab y las fuerzas progubernamentales provocaron la muerte de más de 139 civiles en la capital somalí, y ha obligado a huir a cerca de 27.000 personas, según informó el grupo Elman por la Paz y los Derechos Humanos, con sede en Mogadiscio.

Además, desde principios de 2007, la insurgencia pro islamista ha matado a más de 17.700 personas y ha dejado heridas a otras 30.000, empeorando así la crisis humanitaria a la que se enfrentan los somalíes, que viven sin un poder efectivo desde el fin de la dictadura en 1991. Las agencias humanitarias creen que el recrudecimiento de los combates en Mogadiscio sólo complicará el acceso a los cientos de civiles que intentan huir de la ciudad.

Por otra parte, la región está sufriendo una de las peores sequías de la última década, y la ONU afirma que unos 3,2 millones de somalíes necesitan asistencia alimentaria. La falta de seguridad ha obligado además al Programa Mundial de Alimentos (PAM) a buscar ayuda de la milicia de Al Shabaab, que según Estados Unidos tiene vínculos con Al Qaeda. "Hablamos con ellos básicamente para negociar el acceso de nuestro personal y después de nuestra comida a ese área o a través de el", explicó el director para Somalia de la agencia de la ONU, Peter Goossens.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aseguró que cientos de heridos han sido admitidos estos últimos días en los hospitales y otras instalaciones médicas y que la mayoría de los más de 400 heridos atendidos en los hospitales Keysaney y Medina, ambos apoyados por el comité, son civiles, entre ellos mujeres y niños. El hospital Keysaney lo administra la Media Luna Roja Somalí, mientras que Medina es un hospital comunitario.

En este sentido, el CICR condenó el alto número de víctimas civiles y se declaró profundamente preocupado por la suerte que corren los civiles atrapados en los combates e hizo un llamamiento a todas las partes contendientes para que respeten el Derecho Internacional Humanitario, en particular velando constantemente en la conducción de las operaciones militares por preservar a la población civil.

Las partes en el conflicto armado deben distinguir en todo momento entre los civiles y las personas que participan directamente en las hostilidades y no deben emplear de forma indiscriminada medios y métodos de guerra. Se han de respetar en todas las circunstancias el personal sanitario, los hospitales y los dispensarios, indicó el organismo en un comunicado.

"La población en Somalia ha sido una vez más víctima de una violencia intolerable", declaró el jefe de la delegación del CICR en Somalia, Pascal Mauchle. "La lucha diaria por la supervivencia va agotando su capacidad para sobrellevar las dificultades. Después de casi dos décadas de conflicto armado, lo que más ansían es la seguridad y un entorno estable", añadió.