López Aguilar, sobre un eventual reconocimiento de Kosovo: "El futuro no está escrito"

Recuerda que España tardó "40 años" en establecer relaciones diplomáticas con Israel

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El cabeza de lista del PSOE a las elecciones al Parlamento Europeo del 7 de junio, Juan Fernando López Aguilar, ha dejado hoy la puerta abierta a que España reconozca la independencia de Kosovo en un futuro, si bien ha recordado que España tardó casi "40 años" en establecer relaciones diplomáticas con Israel.

"El futuro no está escrito", respondió cuando se le preguntó si España reconocerá en un futuro la independencia de la ex provincia serbia como hizo con el Estado hebreo, en el inicio de un ciclo organizado por el Real Instituto Elcano por el que entre hoy y mañana pasarán distintos candidatos españoles a la Eurocámara.

López Aguilar consideró "útil" esta comparación y recordó que España no reconoció a Israel a través del establecimiento de relaciones diplomáticas hasta 1986. "Tardamos 40 años en ponernos en paz con la historia, en aceptar que no había marcha atrás. Pero lo hemos hecho y llevamos 20 años de relaciones amistosas con el Estado de Israel", señaló.

"Por tanto, no está escrito el futuro", añadió en relación al eventual reconocimiento de Kosovo, pero dijo entender "bien" que "la primera opción del Gobierno de España no haya sido reconocer sin más Kosovo".

López Aguilar se manifestó en contra de que, "sin más", la comunidad internacional reconozca a un Estado sólo porque "cualquier comunidad etnolingüística, singularizada (...) afirme su vocación estatal".

"Eso requiere toda una serie de indicadores objetivos de consolidación y de irreversibilidad. Y en la medida en que eso se va afirmando históricamente la comunidad internacional va haciendo hueco, va conviviendo y practicando la interlocución que hace irreversible ese nuevo actor", argumentó.

"Hace falta toda una serie de patrones y de estándares de reconocimiento internacional que, a mi juicio, el Gobierno de España hace bien en observar a la vista de unos factores que desaconsejan que el mapa europeo se complique sin más como consecuencia de impulsos unilaterales", añadió.

Apenas unos días antes de que Kosovo declarase de forma unilateral su independencia de Serbia en febrero de 2008, un alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación indicó a Europa Press que España no establecería relaciones diplomáticas con el nuevo Estado "al menos a corto o largo plazo".

Según esa fuente, que España estableciera o no en un futuro relaciones diplomáticas con Kosovo dependería del número de países de toda la comunidad internacional que reconocieran al nuevo Estado. Además, advertía de que se prestaría especial atención a las reacciones de ciertos países como Serbia, Rusia y Bosnia Herzegovina.

Recientemente y de forma pública, tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, han afirmado que el Gobierno mantendrá su negativa a reconocer la independencia unilateral de Kosovo.

Sin ir más lejos, el pasado nueve de marzo Zapatero prometió en rueda de prensa al presidente de Serbia, Boris Tadic, que España no modificaría su postura. "Es la que hemos mantenido y la que mantendremos en el futuro desde nuestras convicciones en torno al Derecho Internacional y también desde nuestras convicciones políticas", explicó entonces.

Aunque esta posición de no reconocimiento de Kosovo es minoritaria en la UE --sólo la comparten con España Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia-- el Ejecutivo suele recordar que coincide con la "gran mayoría" de los 192 países que conforman Naciones Unidas, puesto que los países que sí han reconocido el nuevo Estado se quedan cerca de los 60 por el momento.