Los partidos de Nepal se reúnen para formar una nueva coalición tras la dimisión del primer ministro

KATMANDÚ, 5 (Reuters/EP)

Al menos 20 partidos políticos de Nepal se reúnen hoy con el objetivo de conformar una nueva coalición de gobierno después de que el primer ministro, el ex rebelde maoísta Prachanda, dimitiera ayer debido a la crisis política surgida el pasado fin de semana tras el cese del jefe del Estado Mayor, el general Roopmangud Katwal.

Cualquier esfuerzo por formar un nuevo gobierno podría requerir un acuerdo entre aproximadamente una docena de grupos parlamentarios, lo que pone de manifiesto las dificultades que tiene Nepal por mantener un gobierno estable sólo un año después de que el país se convirtiera en república tras más de 200 años de monarquía.

Los maoístas, que son el grupo más numeroso del Parlamento con el 40 por ciento de los escaños, han protagonizado ya varias protestas en las calles y han anunciado grandes manifestaciones contra lo que consideran que ha sido un golpe de la oposición contra el gobierno. Todavía no se sabe si asistirán al encuentro de hoy.

El líder del partido Congreso Nepalí, Shekhar Koirala, explicó a la BBC que "la reunión de todos los partidos se está celebrando en las oficinas del Partido Comunista (UML) para discutir sobre la posibilidad de formar una coalición de gobierno", pero afirmó que no es probable que asistan los maoístas.

Mientras tanto, la Policía ha detenido a decenas de maoístas y simpatizantes que esta mañana intentaron marchar hacia el palacio presidencial de Katmandú para reclamar un mayor poder civil frente al Ejército. No obstante, los analistas creen que los maoístas no abandonarán el orden constitucional consensuado tras los diez años de guerra civil que terminó en 2006.

Aún así, el portavoz de los maoístas, Dinanath Sharma, advirtió de que el partido no permitirá que sigan adelante las sesiones normales del Parlamento hasta que el presidente, Ram Baran Yadav, rectifique su decisión de no apoyar a Prachanda con la destitución del jefe del Estado Mayor. Los maoístas acusan al Ejército de minar la autoridad del gobierno civil.