M

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La Sección Decimosexta de la Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a los policías nacionales Celestino Rivera Santos y Antonio Jesús Parrilla, que fueron encarcelados por el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo en diciembre de 2006, acusados de filtrar a la prensa información relativa a la investigación del 11-M.

La sentencia hecha pública hoy estima que "no existe acreditación" de que la información empleada por un redactor del diario 'El Mundo' fuese facilitada por los dos acusados. La resolución admite que ambos policías se reunieron con el periodista, pero matiza que "no consta que facilitasen información alguna" para la elaboración de un artículo periodístico.

Dicha información "contenía referencias a casualidades, así las estimaba el periodista, con los hechos del 11-M", detalla la sentencia de la Sección Decimosexta de la Audiencia Provincial del Madrid en su apartado de hechos probados.

La sentencia defiende incluso la actuación de los policías explicando como, tras un encuentro con el periodista, fue el acusado Celestino Rivero quien "facilitó a la Brigada de Información los datos que el redactor le había dado a él, contenidos en un boceto periodístico".

"La publicación del artículo, lejos de perjudicar la causa pública lo que hizo es servir de detonante de que se finalizase una investigación y se destapasen actuaciones delictivas graves por parte de personas diferentes", insiste la Audiencia Provincial, que además añade que es "forzoso reconocer que se produjo un perjuicio a terceros, en este caso a los agentes acusados que se vieron envueltos en una actuación policial que determinó la detención de Celestino Rivera en base a presunciones y conjeturas que debieron ser objeto de mayor reflexión y estudio, de Antonio Jesús Parrilla, la cual carecía de fundamento".

"Reunirse a tomar un café con un periodista ignorando lo que hablaban no justificaba su detención", sentencia la sentencia frente a la consideración de la Fiscalía, que calificó los hechos constitutivos de de un delito de violación de secretos por lo que solicitó para cada uno una multa de 4.200 euros y la inhabilitación especial para empleo por periodo de dos años y el pago de las costas del juicio.

Fue el 15 de diciembre de 2006 cuando el juez Del Olmo decretó para ellos la situación de prisión provisional incondicional eludible bajo 150.000 euros de fianza, que los periodistas pudieron responder gracias a la donación de una persona anónima el 24 de ese mismo mes.