Mas dice que CiU también acoge el independentismo y que de la moderación a la renuncia hay un paso

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de CiU, Artur Mas, recordó hoy la responsabilidad que ha demostrado la federación en la economía para toda España, pero subrayó que en CDC también militan independentistas, y advirtió de que "de la moderación a la renuncia hay un pequeño paso".

En un almuerzo-coloquio en el Círculo Ecuestre de Barcelona, dijo no saber si el déficit fiscal se arregla con moderación, aunque "tampoco proclamando la independencia", pero sí con una actitud diferente a la mantenida tradicionalmente: "La de que para no enfrentarnos a los problemas, nos dejamos hacer", argumentó Mas, que puso como ejemplo a Andalucía, que logró cobrar su deuda histórica.

Quizá alguno de los problemas de Cataluña tiene su origen en ese espíritu de "No toquemos nada no sea que se estropee", indicó Mas, que añadió: "Y al final nos la han metido por un lado y por el otro; y si no, mirad a Andalucía".

De esta manera respondió a un participante, que le reprochó su deriva independentista al sustituir a Ignasi Guardans por Ramon Tremosa, y al abrir las puertas de la 'Casa Gran del Catalanisme' al ex conseller de ERC Joan Carretero.

El líder convergente constató que algunos caricaturizan a CDC como un partido que "se ha echado al monte, se han vuelto locos y han cogido el trabuco". Ante esta interpretación, Mas reclamó un "mínimo de esfuerzo de objetividad", porque un partido así no defiende en Madrid modificar la Ley de Morosidad o reformar el mercado laboral. "Un partido así se dedica a otras cosas, y no plantea el programa económico que plantea CiU aquí y en Madrid", argumentó.

Sin embargo, hizo hincapié en que en CDC siempre ha habido independentistas. "No os engañéis; y seguirá habiendo, porque el independentismo es una sensibilidad que en una parte de la sociedad catalana existe", les dijo a los empresarios presentes.

Mas defendió que CDC es un partido que cubre un gran espectro, y también necesita a los independentistas, que no deben ser presentados como una "cosa abominable". "No los tenemos que rechazar, en absoluto, porque caben en nuestra casa", aseguró.

Aun así, aseguró que Convergència "tiene los pies en el suelo y no llevará al país por la vía de la frustración", aunque tampoco por el de la renuncia.

Alegó que CDC no se ha definido como un partido que tiene por objetivo la independencia porque cree que debe representar a una parte más importante de la sociedad, pero pidió respeto para los que reclaman un Estado propio. "No es una parte que no haya entendido nada; tienen sus razones, y aún más cuando ven el trato que estamos recibiendo desde los poderes políticos del Estado español".

Sobre el reproche concreto que le hizo el empresario respecto a la elección de Tremosa para las europeas, Mas apuntó que si se escuchara más lo que dice, se vería más al economista y no otra cosa. Además, recordó que Tremosa no se ha definido nunca como independentista, y ha dicho públicamente que ya estaría satisfecho si Catalunya tuviera el concierto de Navarra y gestionara sus aeropuertos como Baviera. "¿Cuántos en esta sala rechazarían eso?", preguntó al auditorio, levantando el aplauso de los asistentes.

El empresario que preguntó a Mas recibió al realizar su intervención unos tímidos aplausos al cuestionar si, al acercarse a ERC, CDC no está perdiendo los electores moderados que creen más en la eficacia de la gestión, "que quieren a Catalunya pero, por encima de todo, quieren un país que funcione bien más allá de las cuatro barras".

Mas replicó que lo que desde fuera parece "provinciano" es lo que otros más admiran, y mostró envidia del sentimiento patriótico de Estados Unidos. "Cuando vemos a los norteamericanos nos causa envidia, y cuando hablamos de las cuatro barras nos parece excesivo", lamentó.

El líder de CiU consideró que muchas cosas funcionarían mejor en Catalunya si los ciudadanos tuvieran la "misma identificación y actitud de espíritu colectivo" que los estadounidenses.