PNV quiere tener acceso al registro de altos cargos y censurar el parón legislativo del Gobierno

También pide traspasos pendientes, trasladar la CNE a Euskadi y documentos del Archivo de Salamanca

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El grupo parlamentario del PNV quiere que el Congreso inste al Gobierno a garantizar el acceso de diputados y senadores al Registro de Actividades de Altos Cargos y al de Bienes y Derechos Patrimoniales, una información a la que actualmente sólo tiene acceso el Ejecutivo. También intentará que la Cámara Baja censure la parálisis legislativa en la que, a su juicio, está inmerso el Gabinete Zapatero desde el inicio de esta legislatura.

Estas son dos de las propuestas de resolución que los nacionalistas vascos han registrado para que sean debatidas y votadas el próximo martes en la última jornada del Debate sobre el estado de la Nación y a las que tuvo acceso Europa Press.

En uno de su textos, el PNV subraya la necesidad de imprimir mayor transparencia a las informaciones sobre las actividades y el patrimonio de los altos cargos y, para ello, aboga por iniciar las reformas jurídicas necesarias para que los parlamentarios puedan "recabar y obtener los datos que consten en el Registro de Actividades de Altos Cargos y en el Registro de Bienes y Derechos Patrimoniales".

Paralelamente, pide que el Gobierno responda con claridad cuando diputados y senadores pregunten por cuestiones de este tipo y que no se limite a señalar, como es habitual, que el alto cargo por el que se le interroga "cumple, ha cumplido y cumplirá la ley".

La "manifiesta capacidad" del Ejecutivo para ejercer su función constitucional de iniciativa legislativa es objeto de crítica en otra de las mociones del PNV, que hace un repaso de las leyes anunciadas por el Gobierno que aún no se han materializado. Con el fin de solucionar esta situación los nacionalistas vascos aspiran a que el Congreso emplace al Gobierno a explicar por qué no ha cumplido los compromisos anunciados.

COMPETENCIAS, CONCIERTO Y CNE A EUSKADI

El resto de iniciativas del PNV están directamente relacionadas con el País Vasco. Así, pretenden que el Congreso inste al Gobierno a transferir las competencias pendientes y a proceder de manera definitiva al denominado "blindaje del Concierto Económico", modificando las leyes pertinentes para que las normas forales tengan rango de ley y evitando así los continuos litigios entorno a ellas.

También demandan que se devuelvan a Euskadi los documentos incautados en la Guerra Civil que se encuentran actualmente en el Archivo de Salamanca, que la sede de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) se traslade al País Vasco y que se impulse el "eje Atlántico" ferroviario, a la hora de planificar los ejes ferroviarios transfronterizos con el Estado francés.

En este contexto, plantean crear urgentemente Comisiones de trabajo interinstitucionales con reuniones periódicas, entre todas las administraciones involucradas, para diseñar un plan global multimodal de transporte, en especial en relación con proyectos tan estratégicos como la unión de los puertos de Bilbao y Pasajes con la 'Y' vasca, la Variante Sur Ferroviaria de Vizcaya y las estaciones del tren de alta velocidad en las tres capitales vascas.

Por último, el PNV reclamará de nuevo que el Gobierno "financie de manera idéntica al Forcem y a Hobetuz", ya que ambos Acuerdos Interinstitucionales son idénticamente válidos y el propio Congreso, en el Debate sobre el estado de la Nación, instó al Ejecutivo ha adoptar esta medida en 2006.

PENSIONES Y CAMBIO CLIMÁTICO

En un ámbito más social, el PNV solicita que el Gobierno "duplique la duración de la prestación contributiva y de subvención asistencial" y la financie con el superávit del Sistema Público de Seguridad Social anunciado por Zapatero. También volverá a defender que los viudos de parejas de hecho no registradas pero sí debidamente acreditadas, puedan cobrar pensión de viudedad y que los menores extranjeros que llegan solos a España se repartan de manera proporcional a la población de las comunidades autónomas.

Por último, los nacionalistas vascos pedirán que el Gobierno presente un Plan General de lucha contra el Cambio Climático y cumpla el Protocolo de Kioto y que remita al Congreso antes del próximo 30 de junio el Plan de Derechos Humanos, anunciado en diciembre de 2008.