Procesan de nuevo a tres militares de EE.UU por la muerte de Couso

Procesan de nuevo a tres militares de EE.UU por la muerte de Couso

Procesan de nuevo a tres militares de EE.UU por la muerte de Couso

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, procesó de nuevo al sargento Thomas Gibson y a dos de sus superiores, el capitán Philip Wolford y el teniente coronel Philip De Camp por su relación con la muerte del cámara de Telecinco José Couso durante el ataque al Hotel Palestina de Bagdad el 8 de abril de 2003. El magistrado les acusa de la comisión de delitos de asesinato y crímenes contra la humanidad.

Pedraz ya procesó a los tres militares en abril de 2007 por las mismas causas pero la Sala de lo Penal le señaló entonces que consideraba que la instrucción no estaba terminada por lo que el juez reabrió la investigación y realizó nuevas diligencias entre las que se encontró la toma de declaración de los ex ministros de Defensa y Asuntos Exteriores en el momento en que se produjeron los hechos, Federico Trillo y Ana Palacio respectivamente.

El juez asegura en su auto, hecho público hoy, que Gibson fue "la persona que dio la orden directa de disparar" sin que conste "la existencia de 'francotirador' u 'ojeador' u 'observador enemigo' ni disparo alguno, anterior o posterior a los hechos, procedente del tejado y otra parte del Hotel Palestina, contra las tropas norteamericanas".

Pedraz recuerda que Couso era, en aplicación del Convenio de Ginebra y de la legislación española, "persona protegida" y añade que las partes contendientes en un conflicto armado están obligadas siempre a distinguir entre población civil y combatientes. "La fuerzas militares norteamericanas tenían conocimiento de que el Hotel Palestina era y se encontraba en zona civil y no era objetivo militar y que, además, estaba ocupado por población civil y periodistas", dice el juez.

PODÍAN HABER AVISADO

Añade que el caso de la muerte del cámara de Telecinco es "obvio que era de prever que con el proyectil lanzado se pudieran provocar muertos o heridos" y recuerda que en el lapso de tiempo previo al ataque "se podría haber avisado a los periodistas ya que, al tratarse de medios de comunicación, podían comunicarse de forma inmediata con ellos" o haber ordenado el desalojo del hotel.

Pedraz defiende que el ataque fue desproporcionado y recuerda en su auto las declaraciones realizadas por el ex ministro Trillo que manifestó que la posible existencia en el hotel de miembros del Ministerio de Información iraquí "no justificaba el gravísimo error que causó la muerte de Couso".