PSOE: Tres diputados imputados en Gürtel frente a presuntas irregularidades en una cooperativa de Vallecas

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Pleno de la Asamblea de Madrid vivió hoy nuevamente una tensa sesión debido al cruce de acusaciones entre los partidos mayoritarios a cuenta de, por una parte, la presencia en el hemiciclo de los tres diputados populares imputados en el caso Gürtel, frente a las informaciones aparecidas respecto al compañero sentimental de la portavoz socialista, Maru Menéndez, que le vinculan a presuntas irregularidades de una cooperativa de viviendas en el Ensanche de Vallecas.

Como ya viene siendo habitual en el Pleno semanal del Parlamento regional, tanto PP como PSOE vinieron hoy con los dardos preparados para responder al contrario sobre temas totalmente ajenos a los asuntos de la gestión del Gobierno autonómico y a los problemas de los ciudadanos. En ausencia, una semana más y por segunda vez consecutiva, de invitados en la tribuna del hemiciclo que alboroten, el mal ambiente fue servido por los propios diputados y miembros del Ejecutivo autonómico.

Aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, limitó sus ataques a los alcaldes socialistas de los municipios del Sur, los miembros de su Gobierno, uno tras otro, fueron quienes asumieron el trabajo de sacar a relucir el nombre de Félix Palomo, que del absoluto anonimato en su calidad de novio de la portavoz socialista, Maru Menéndez, pasó a ser la persona más citada en el Pleno debido a las informaciones aparecidas en 'La Razón' respecto a unas presuntas irregularidades denunciadas por varios vecinos en la cooperativa La Dehesa del Ensanche de Vallecas.

Por alusiones, la portavoz socialista reclamó la palabra, pero le fue denegada por la presidenta de la Cámara, Elvira Rodríguez. De hecho, ante la tromba de ataques, los socialistas optaron por no responder y limitarse a recordar a la bancada popular la presencia en sus escaños del ex consejero de Deportes Alberto López Viejo, el ex gerente de la Empresa Municipal de la Vivienda de Boadilla del Monte, Alfonso Bosch Tejedor; y el ex portavoz adjunto del PP Benjamín López Vasco, todos ellos imputados en el caso Gürtel y a los que el juez ha impuesto fianzas cercanas al millón de euros.

El primero en sacar el tema de Palomo fue el consejero de Economía, Antonio Beteta, al ser preguntado por la compra, por 1,3 millones de euros, del 30 por ciento por parte de la sociedad de capital riesgo de la Comunidad de la empresa Ingesport, después de que aparecieran publicados en el diario Público correos electrónicos que apuntan a que el vicepresidente, Ignacio González, propuso a la sociedad que se presentara al concurso del campo de golf de Chamberí, adjudicado por la empresa pública Canal de Isabel II de la que él mismo es máximo responsable.

Beteta defendió que la entrada en esta empresa fue por acuerdo unánime de la sociedad de capital riesgo (donde participan Caja Madrid, CEIM, Cámara de Comercio, etc..) , pero "no hay ningún Nacho que valga, ni ningún Palomo, ni Nachos ni Palomos".

El siguiente en sacar el tema a colación, en esta ocasión en un debate sobre el Área Única Sanitaria, fue el consejero de Sanidad, Juan José Güemes. Criticó que la campaña iniciada por el secretario general de los socialistas, Tomás Gómez, para oponerse a la privatización de la atención primaria "lo que tiene detrás es proteger a los buenos liberados sindicales". "De los que en Palomo tenemos uno con todos los genes del código genético del buen liberado sindical", añadió

En la misma línea fueron la consejera de Vivienda, Ana Isabel Mariño, y la de Empleo, Paloma Adrados, que también hicieron alusión al expediente abierto por la Consejería para investigar las presuntas "irregularidades" recogidas por la prensa, algo que a su juicio "será muy grave de comprobarse".

Los recordatorios a la trama corrupta de Correa estuvieron en la boca del portavoz adjunto del PSOE, José Manuel Franco Pardo, que culpó al PP de estar "demasiado preocupados u ocupados resolviendo sus problemas de corrupción interna". "Lo que pasa es que en ese intento la manta se les queda pequeña, y cuando intentan tapar los pies, la cabeza se les queda al descubierto", declaró.

"Aquí conoceremos alguno, pero en su bando están aquí sentados, en ese banco", sentenció.

Por su parte, el portavoz de Economía del PSOE, Enrique Echegoyen, se mostró indignado por los comentarios de Adrados: "¿Cómo se atreve usted --y que conste que me cuesta decir esto-- a hablar de corrupción en este Grupo Parlamentario cuando tiene ahí sentadas personas con fianzas de hasta un millón de euros?", planteó.