PSPV dice que "hay 8 millones de razones para que Camps dimita, los 8 millones que dio a sus amiguitos del alma"

VALENCIA, 15 (EUROPA PRESS)

El portavoz de Grandes Proyectos del grupo socialista en las Corts, José Camarasa, consideró hoy "absolutamente ridículo" que el vicepresidente del Consell, Vicente Rambla, "se atreva a decir que no hay razones para que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, dimita". "No hay una, sino ocho millones de razones para que Camps deje su puesto, los ocho millones de euros que concedió a sus 'amiguitos del alma', a las empresa vinculadas con el 'caso Gürtel', a través de contratos en las consellerias".

El diputado en Corts recalcó en un comunicado que la dimisión de Camps se debe hacer efectiva "inmediatamente", porque "con su comportamiento ha hecho de la Comunitat Valenciana y de sus instituciones un elemento de vergüenza para los valencianos y las valencianas".

En ese sentido, manifestó que la noticia de la imputación del presidente del Consell "ha llenado las portadas de todos los diarios y ha ocupado todos los informativos" lo que, según dijo es "un flaco favor para la imagen de la Comunitat, que ha pasado de ser conocida por su atractivo turístico a serlo por un presidente que ha contratado con empresas de personajes acusados de corrupción por la justicia con el dinero de los valencianos y las valencianas".

Camarasa denunció que la actitud de Camps ha sido de "desprecio hacía la ciudadanía", puesto que "ha estado guardando silencio durante más de tres meses negando su implicación con estos hechos y su amistad con los personajes implicados en la trama de corrupción". "Mientras unos días decía que tenía unas ganas locas de explicarse, otros pedía la nulidad de las actuaciones para no tener que compadecer ante el juez", comentó y añadió que, "ahora, por fin va a poder hacerlo, en los juzgados".

Asimismo, el portavoz de Grandes Proyectos denunció que hasta el día en que Camps tendrá que declarar, "va a estar completamente ausente" porque "hasta ese día va a estar pensando en lo que contará y en lo que callará, en lugar de estar pensando en las soluciones para los cerca de 500.000 parados valencianos que esperan las medidas de un gobierno acorralado y de un presidente noqueado y contra las cuerdas", concluyó.