Rivero espera que en su reunión con Zapatero haya "voluntad real" de ayudar a quien peor lo está pasando como Canarias

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 24 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, señaló esta tarde ante los medios que en la reunión que mantendrá el próximo jueves en La Moncloa con José Luis Rodríguez Zapatero espera que haya "voluntad real" de ayudar a los que "peor lo están pasando" que, en su opinión, son "los que estamos más lejos".

Entre las propuestas que planteará al presidente del Gobierno de España para ayudar al archipiélago, se incluye la supresión transitoria de las tasas que afectan a los aeropuertos canarios para permitir la llegada de turistas. Para Rivero, "la llegada de más personas de fuera significa que hay más gente y más trabajo en los hoteles, más trabajo en los restaurantes, en los comercios y en el transporte; por tanto, suprimir estas tasas ayudaría a aliviar la situación en las islas".

Asimismo, el jefe del Ejecutivo canario pedirá a Zapatero que el Gobierno español pague el "cien por cien" de las ayudas al transporte de mercancías entre las islas y con Canarias; así como que se comprometa a pagar lo que Bruselas va a autorizar en una semana, que es la ampliación de la ficha del Posei para ayudar al sector primario, ya que, en opinión de Paulino Rivero, "hay cosas que se pueden trabajar a medio y largo plazo, pero ahora hay otras que se deben abordar de manera inmediata, y para eso hace falta decisión y voluntad".

Por otro lado, el presidente canario también se refirió a las últimas cifras del paro, señalando al respecto que "lamentablemente" se cumplen todas las previsiones de los organismos internacionales de que España va a llegar a los 4 millones de parados, por lo que consideró que ante esta situación la economía española debe "abordar reformas".

En este sentido, recalcó que ni en Canarias, ni en el País Vasco, ni en Andalucía, ni en Navarra "va a cambiar la dinámica de pérdida de puestos de trabajo hasta que no cambie la economía española". Por eso, incidió en que es "urgente" que el Gobierno socialista, desde la base del entendimiento con empresarios y sindicatos, impulse medidas estructurales que permitan abordar una situación "dolorosa" en todas las economías mundiales, pero especialmente en España.