Rubalcaba acusa a Rajoy de querer "alargar y utilizar" la crisis para atacar a Zapatero y llegar a la Moncloa

BILBAO, 26 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó hoy al presidente del PP, Mariano Rajoy, de querer "alargar" la crisis económica y de utilizarla para atacar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con objeto de llegar a la Moncloa.

Rubalcaba hizo estas manifestaciones en un acto político celebrado en Bilbao, en el que estuvo acompañado del secretario general de los socialistas vizcaínos, José Antonio Pastor, y de la candidata al Parlamento europeo, Eider Gardiazabal.

En su intervención, el titular de Interior alertó de que la derecha aprovecha la crisis para hacer recortes y "llevarse por delante" derechos sociales, frente al Gobierno Zapatero que va a seguir invirtiendo en educación, en innovación, porque cree que "ahí está el futuro de nuestro país", gastando en pensiones, subiendo el salario mínimo interprofesional y manteniendo las ayudas al desempleo. "Es el momento de hacer políticas sociales", indicó.

En este sentido, afirmó que Zapatero quiere luchar contra la crisis, pero "Rajoy quiere luchar con la crisis a su favor, sirviéndose de ella, de tal suerte que si Rajoy gobernara, los trabajadores tendrían dos problemas: uno pelear contra la crisis y otro defenderse de Rajoy".

ECONOMIA VERDE

Pérez Rubalcaba acusó al jefe de la oposición de no hablar de educación, de innovación, de investigación, de cambio climático, por lo que dijo que los socialistas le van a enviar un libro de economía verde. "Tengo la impresión de que no lo va a leer, porque piensa que es algo de economía del sexo", ironizó.

Por otro lado, manifestó que el Parlamento europeo es "más importante que nunca para que, desde la izquierda, se diga a los señores de los mercados que no va a pasar nunca más eso de que los beneficios se privaticen y las pérdidas se socializan" y para regular lo que "en manos de la ambición de algunos, ha llevado a una quiebra general en los ahorros de los trabajadores".

Tras señalar que los dos modelos económicos antagónicos se ven "muy claramente" en el Parlamento español, indicó que "Mariano Rajoy debe ser la única persona en el mundo que se niega a reconocer que es una crisis mundial". "Está empeñado en acusarle a Zapatero de la caída del PIB en Japón, de los problemas de la banca norteamericana o de la caída del PIB en Alemania", destacó.

Por ello, achacó el "empeño" de Rajoy de echarle la culpa al presidente del Gobierno "de casi todo, de no hablar nada de la crisis del mundo y sólo de la española", a su intención de "servirse de la crisis, porque es un fantástico instrumento para llegar a la Moncloa, porque cree que es donde debe estar por derecho propio".

Según manifestó Rubalcaba, la actual crisis "no es la del modelo socialdemócrata, sino del modelo liberal", que los socialistas "nunca" han querido. "Nosotros siempre dijimos que había que regular, que era compatible con la libertad y la iniciativa privada, pero había que regular la economía para defender los intereses generales. Queremos que lo que salga de la crisis sea distinto", añadió.

REGULAR MERCADOS

Para el dirigente socialista, "el PP no quiere reglas ni para los mercados, ni para combatir la especulación del suelo, ni para regular el mercado laboral". "Las únicas reglas que quiere son para organizar la vida de la gente, imponer una moral y unas ideas", denunció, para añadir que el PP quiere "controlar la vida de la gente pero no quiere que nadie controle sus negocios".

"Nosotros apostamos por lo contrario -explicó-. Es un modelo antagónico. Hay que regular la economía para regular los intereses generales y que la gente viva su vida con su moral, con sus creencias y con su libertad".

Por su parte, José Antonio Pastor hizo un llamamiento a participar en los comicios europeos en los que los progresistas se juegan la alternativa de que Europa sea un mercado "para los intereses de las empresas" o se defiendan los derechos de las personas. "La derecha no tiene proyecto para los ciudadanos europeos, sino para los consejos de administración europeos", destacó, para señalar que en las elecciones "nos jugamos mucho y no nos podemos relajar".

En parecidos términos se expresó Eider Gardiazabal, quien animó a la ciudadanía a votar el 7 de junio y a "arrimar el hombro para poner en marcha un sistema económico-financiero más justo y progresista".