SUP niega que las intervenciones fueran ilegales y exige "responsabilidades" a Garzón y Grande-Marlsaka

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) criticó hoy que "no se hayan tenido en cuenta" las intervenciones de los correos electrónicos en el marco de la operación 'Tigris' y defendió que éstas fueron legales desde el momento en que "contaron con la autorización del juez instructor". Por ello, defendió la actuación de los agentes y exigió "responsabilidades" a los instructores, los jueces de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y Fernando Grande-Marlaska, a quienes acusó de cometer "un claro caso de negligencia".

El SUP aludió así en un comunicado a la absolución ayer de 10 de los 14 acusados de integrar una célula islamista con base en Santa Coloma de Gramanet, desarticulada en la conocida como 'Operación Tigris' y que habría ayudado a huir a algunos de los autores del 11-M. La sentencia anulaba la intervención de los correos electrónicos en los que se basó parte de la investigación dirigida por Baltasar Garzón al entender que se "produjo una ingerencia en el derecho al secreto de las comunicaciones".

En este sentido, el SUP defendió que los agentes actuaron "correctamente" al solicitar al juez la intervención de los correos electrónicos y consideró que el "problema" radicaba en que el juez "en lugar de razonar la medida a través de un auto, se limitó a dictar una providencia".

"Estamos en un claro caso de negligencia por parte de los instructores judiciales del caso y no de la Policía que, una vez más, se limitó a cumplir con su obligación bajo la supervisión y dirección del Juez Instructor", recalcó.

Así las cosas, el sindicato exigió una investigación sobre los responsables de "haber provocado" la absolución de 10 de los implicados e instó a la Fiscalía, Abogacía del Estado y demás partes personadas a interponer un recurso ante el Tribunal Supremo para "evitar la impunidad de los acusados".