Tomás Gómez (PSM) asegura que no le gustan los juzgados, pero en el caso del PP "no queda otro remedio"

Resta importancia a la declaración de "matar ancianitas" de Aguirre porque la califica de "irreflexiva"

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, aseguró hoy que no le gusta ir a los tribunales, pero que en el caso del PP de Madrid "no hay más remedio" en relación a todas las acciones judiciales que durante esta semana están emprendiendo los socialistas con temas que afectan a los populares, como la presunta financiación irregular de la campaña del 2003 a través de la fundación Fundescam.

En una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press, el socialista madrileño indicó que no le gusta "que los partidos tengan que dividirse por la vía judicial, pero es que no queda otro remedio" y, como posición política, su partido tiene "una responsabilidad y una obligación para fiscalizar la acción del Gobierno y del PP".

"Ya son demasiadas cosas", criticó Gómez, quien dijo que la "era Aguirre" se ha convertido en una epóca "de presunta corrupción permanente con el espionaje", y con otros aspectos como la presunta financiación irregular, con la corrupción de algunos ayuntamientos, y "en la propia Comunidad con el consejero de Deportes (Alberto López Viejo)", imputado en la trama 'Gürtel' abierta por el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

Según Gómez, son los juzgados los que tienen que demostrar si todos estos asuntos son ciertos, y lo tienen que hacer porque a pesar de que han pedido "transparencia" en el Parlamento autonómico, ha habido "un pisoteo permanente" y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, no comparece para dar explicaciones, añadió.

"Hay que llevar un poco de ética y política en mayúsculas, que Madrid está sufriendo mucho", aseveró Gómez, quien criticó la política que está llevando la presidenta en ámbitos como la sanidad, la educación, el empleo o la crisis en general, donde en lugar de "arrimar el hombro", pone "zancadillas y palos en las ruedas" como en el caso del plan automovilístico de Zapatero.

EL MATRIMONIO DE MATO, TAMBIÉN EN LOS TRIBUNALES

Preguntado por la querella que la vicesecretaria de organización del PP, Ana Mato, quiere presentar tras la comparación que hizo Gómez de su matrimonio con el ex alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda, con el de los mediáticos Maite Zaldívar y Julián Muñoz, el secretario socialista insistió en que a él, por el asunto del vehículo jaguar regalado, le recuerda a esta pareja pero que no es algo "para andar por los tribunales".

"A mi me recuerdan a Muñoz y Zaldívar... tu marido tiene un jaguar en el garaje y no lo sabes...", recordó Gómez, quien aseguró que quiere que Mato ponga esa querella, ya que si no la ha presentado todavía es porque el tema del jaguar "no está dentro de la investigación judicial y sabe que si pone esa querella se abre una investigación sobre la procedencia del coche". "Por eso, lo reitero, que la ponga", apostilló.

No obstante, insistió en que no es un tema para "andar por los tribunales" pero que "ella sabrá", al tiempo que le invitó "a que lo haga porque es una forma de esclarecer algunas cosas". Sin embargo, sí que reconoció que "cuando hay personas que no pueden pagar la hipoteca, cuando hay personas que han perdido su empleo, y ven como otros utilizan las instituciones de manera presuntamente irregular y uno tiene un yaguar porque hace un favor, es indigno".

En cuanto a las declaraciones de Aguirre del pasado lunes que dijo que acusar al PP de Madrid de financiación irregular es como acusar a Gómez de "matar abuelitas", el socialista restó importancia a las declaraciones, que calificó de "desafortunadas expresiones", aunque la justificó: "es su carácter, es muy irreflexiva, muy poco sólida y muy poco solvente". "No quiero tenerlo en cuenta, es un error, unas palabras, un despropósito", concluyó.

En cuanto a su compañero de partido y vicepresidente tercero del Gobierno central, Manuel Chaves, que ha sido acusado de que la Junta de Andalucía concedió una subvención a una empresa de la que su hija es apoderada cuando él todavía era presidente, Gómez se limitó a decir que "el prestigio, la honestidad y la honradez de Chaves es incuestionable".