Un ex interventor de Castro Urdiales pide a Revilla que solicite la disolución del consistorio por "corrupto"

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El que fuera el interventor del Ayuntamiento de Castro Urdiales entre 2001 y 2006, Fernando Urruticoechea, pidió hoy al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que tome cartas en el asunto y solicite al Gobierno la disolución del consistorio ante los casos "flagrantes" de corrupción que, según afirmó, salpican a todas las fuerzas políticas.

En una rueda de prensa en Madrid convocada por la plataforma 'V de Vivienda', el ex interventor del consistorio denunció la pasividad de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) que a su entender ha hecho oídos sordos de las denuncias que durante años han advertido de un "saqueo" continuado de las cuentas municipales.

Urruticoechea explicó que su decisión de pedir al Gobierno cántabro que intervenga en el Ayuntamiento de Castro Urdiales para solicitar su disolución se produce después de renunciar a que dentro del consistorio se pueda producir una "regeneración democrática" al asegurar que en estos momentos todos los partidos están contaminados por la corrupción.

Así, descartó que una hipotética moción de censura en el Ayuntamiento dé pie a iniciar un proceso de depuración de responsabilidades al advertir que las sucesivas alianzas políticas en sí mismas son "ilógicas" desde 2003, cuando el partido socialista perdió el poder tras 12 años al frente del ayuntamiento.

Urruticoechea señaló que al mes de trabajar en el Ayuntamiento como interventor, donde ingresó en abril de 2001, ya observó una serie de "falsedades" de las cuentas municipales que dieron paso a irregularidades en la contratación de personal y servicios públicos, en la recaudación de impuestos y en la gestión urbanística.

Tras las elecciones de 2003 el Gobierno local pasó a manos de una coalición formada por PP, IU y PRC que, según afirmó, "aumentó el nivel de corrupción de forma exponencial" pese a que había sido una demanda de los 'populares' la que llevó a los tribunales al ex alcalde socialista Rufino Díaz Helguera, imputado acusado de prevaricación, fraude y cohecho.

Helguera, que ahora forma parte del equipo de gobierno municipal --por 'Acuerdo por Castro'-- en coalición con el PP y con el alcalde trásfuga del PRC Fernando Muguruza, tuvo que declarar en su día por un presunto delito de prevaricación por aplazar la concesión de una licencia de primera ocupación del que fue absuelto el pasado año.

INFORME DEL TRIBUNAL DE CUENTAS

El ex interventor del consistorio cántabro apoyó sus acusaciones en el informe del Tribunal de Cuentas que audita las cuentas municipales entre 2004 y 2005, con el regionalista Fernando Muguruza al frente de la alcaldía, en el que se pone de manifiesto que el Ayuntamiento perdió 3,4 millones de euros en permutas urbanísticas.

"No podemos dejar en manos del partido la regeneración democrática del Ayuntamiento", lamentó el ex interventor, quien tras presentar una denuncia ante la Fiscalía, sin éxito, en 2004 contra el equipo de Helguera y del tripartido (PRC, PP, IU) por prevaricación y malversación de fondos, es ahora parte de la acusación particular en el proceso abierto por el juez Acayro.

Para Urruticoechea en el Ayuntamiento de Castro Urdiales hay instalada una "trama mafiosa" que supera los límites del propio consistorio e implica a empresarios y funcionarios de otras instituciones. Denunció además que dicha "mafia" se permita el lujo de "acosar" a quienes defienden la legalidad "con toda impunidad".

"La corrupción es el cáncer de nuestro sistema. Sólo la arbitrariedad y la falta de control de las instituciones explican lo que está pasando en Castro Urdiales y otros muchos municipios", enfatizó el ex interventor municipal, quien denunció el "aislamiento" ante el Estado de quienes advierten irregularidades en la gestión pública.