Un sacerdote amigo de Berlusconi pide a Verónica Lario dar marcha atrás en su intención de divorciarse

ROMA, 7 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

El sacerdote italiano Luigi Verzé, que conoce y es amigo del primer ministro Silvio Berlusconi desde hace años, animó hoy a la segunda mujer de éste, Verónica Lario, a dar marcha atrás en su intención de pedir el divorcio de su marido.

En declaraciones al diario italiano 'Corriere della Sera', don Verzé admitió que conoce "menos a Verónica, pero lo suficiente como para comprenderla". "Aun con todo, con el amor, es posible superarlo todo, cualquier dolor, controversia y celos", añadió. Por esta razón, animó a Lario a "responder a las exageraciones que se han dicho sobre su marido con una exageración de amor".

Preguntado sobre la posibilidad de que entre ellos dos ya no haya amor, Verzé respondió que "si no lo hay, es necesario buscarlo". "Están por medio los hijos, y el amor que ha generado hijos es imborrable", apuntó.

La gota que colmó el vaso y ha llevado a Verónica Lario a anunciar su intención de pedir el divorcio fue la participación de Berlusconi en la fiesta de 18 cumpleaños de una joven napolitana, Noemi Letizia. En declaraciones publicadas este fin de semana, Lario acusó a su marido de "irse con menores" y explicó que ésta es una de las razones por las que no puede seguir con él.

Berlusconi explicó en reiteradas ocasiones que había decidido participar en la fiesta de Noemi por la vieja amistad que mantiene con el padre de ésta desde hace años. Ayer mismo volvió a hacer referencia a la cuestión, pero esta vez prefirió la broma: en el marco de un acto público celebrado en Roma, Berlusconi afirmó que ama "Finlandia y a las finlandesas, siempre y cuando éstas sean mayores de edad".