Vázquez vería un "error histórico" no pactar la Executiva y Aymerich replica que las bases dan la "pluralidad"

Beiras coincide "con la UPG" en buscar una Executiva donde estén todos y las cuatro candidaturas inciden en un BNG de "izquierdas"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 (EUROPA PRESS)

El candidato de la Alternativa pola Unidade (ApU) --impulsada por la UPG--, Guillerme Vázquez, avisó de que sería un "error histórico" que la asamblea, que celebran hoy los nacionalistas para renovar sus órganos de dirección, acabase con "un gobierno y una oposición" en el seno de la Executiva; mientras que el líder de 'Máis BNG', Carlos Aymerich, mantuvo que la "pluralidad" de la dirección debe venir de la mano de la votación de la militancia y no de pactos.

Durante la defensa de las candidaturas al Consello Nacional, para la que cada candidatura dispuso de siete minutos, Guillerme Vázquez abundó en la tesis de que "es más lo que une que lo que separa" a los integrantes del BNG, algo que Aymerich aseguró que "no se discute". "No está en riesgo que vaya a haber escisiones", afirmó.

El cabeza de lista de ApU recalcó en su intervención que el BNG "es la casa común" y es la formación frentista "la que mejor defiende los intereses de las mayorías sociales".

Así, apostó por "actuar colectivamente", porque eso "es lo que quiere el pueblo gallego: un BNG alternativa al bipartidismo con perfil propio". "Esperamos de esta asamblea ser la alternativa nacionalista y de izquierdas". Por ello, advirtió del "error fatal" que supondría "caer en un gobierno y una oposición, ya que se "daría satisfacción a los que intentan" alentarlo desde fuera.

Por su parte, Aymerich, quien al final de su intervención rehusó pedir el voto y exhortó a la militancia a que actúe "libremente", advirtió de que el BNG "tiene que abrirse a la sociedad y dirigirse a las mayorías sociales".

SOCIEDAD "REAL"

"¡Ojo!, eso no significa asumir las miserias del sistema capitalista que nos llevó a la situación actual", apuntó, tras lo que defendió que los nacionalistas tienen que trabajar "para un país real, para la sociedad gallega de 2009, si tienen vocación de gobernar".

"Hay una mayoría del país que quiere una alternativa real al PP", incidió y reclamó reivindicar los aciertos en el Gobierno de la Xunta, entre los que citó la política energética "al servicio de la gente", aunque reflexionó sobre la necesidad de aprender de los "errores" del BNG en las instituciones.

Para construirse como alternativa al PP, avisó de que en el BNG "no puede haber etapas transitorias" y abogó por "salir unidos". "Nosotros no quisimos apañar la asamblea, la pluralidad sois vosotros", sentenció Aymerich, quien apeló a la "responsabilidad" de todos para pensar "en el día de mañana" para decidir "qué BNG quieren".

Previamente a ambos, el número uno de la Lista do Encontro y ex portavoz nacional del Bloque, Xosé Manuel Beiras, se remontó a los orígenes del BNG para defender su candidatura y explicar la necesidad de volver a la formación que se creó.

Contrario a la asamblea por sistema de delegados, Beiras afirmó "coincidir con algo con la UPG", y es que en la Executiva tienen que estar representadas todas las corrientes que conforman el Consello Nacional. "No queremos 'máis BNG', queremos un BNG que siga la trayectoria" de sus comienzos", subrayó utilizando el nombre de la candidatura de Aymerich.

Rafael Villar, que defendió la candidatura de 'Máis Alá' --conformada por miembros de Movemento Galego ao Socialismo--, avisó de que "Galicia o es soberana, o no será (Galicia)" y demandó a los militantes ser capaces de "representar a la izquierda". "Máis Alá quiere un cambio de rumbo político desde la izquierda", sentenció, tras lo que concluyó con un "Galiza ceibe --Galicia libre--".