Continúan las falsas amenazas de bomba en Paraguay

  • Asunción, 11 may (EFE).- Las autoridades paraguayas reportaron hoy al menos cuatro amenazas de bomba contra organismos estatales, mientras la Policía anunció una nueva detención en la investigación de la serie de hechos de este tipo que proliferan desde hace dos semanas en el país.

Continúan las falsas amenazas de bomba en Paraguay

Continúan las falsas amenazas de bomba en Paraguay

Asunción, 11 may (EFE).- Las autoridades paraguayas reportaron hoy al menos cuatro amenazas de bomba contra organismos estatales, mientras la Policía anunció una nueva detención en la investigación de la serie de hechos de este tipo que proliferan desde hace dos semanas en el país.

La Policía detuvo en Curuguaty, a 315 kilómetros al noreste de Asunción, a Aldo Giménez López, de 21 años, acusado de haber llamado a la sede del Poder Judicial, en Asunción, para advertir de la presunta colocación de un artefacto.

La sede de los tribunales, en cuyos jardines estalló hace diez días un artefacto casero de escaso poder, fue nuevamente desalojada por unas horas para que los artificieros de la Policía realizaran las inspecciones de rigor.

Fuentes policiales dijeron que Giménez López, quien será traído a Asunción para ser indagado por la Fiscalía, realizó la llamada desde el teléfono móvil de su padre y las autoridades rastrearon el número gracias a un informe de la operadora.

Las falsas amenazas de bomba se han multiplicado desde que el 29 de abril pasado fuera colocado un artefacto en uno de los sanitarios del Poder Judicial, que estalló en los jardines del edificio tras ser retirado por un guardia.

Desde entonces fueron denunciadas amenazas contra la residencia del jefe de Estado, Fernando Lugo, edificios públicos, gasolineras, hospitales, tiendas, albergue de ancianos, supermercados, plazas de gran concurrencia y hasta cementerios.

Asimismo, la Fiscalía, que ha advertido de penas de hasta tres años de cárcel por "simulación de hechos punibles", ha ordenado la detención de varias personas y una de ellas adujo en la indagatoria de hoy que el teléfono registrado a su nombre ya no le pertenece.

La serie de amenazas es atribuida por el Gobierno a una campaña de desestabilización y el ministro de Interior, Rafael Filizzola, ha advertido que "va a actuar con la debida firmeza a los efectos de garantizar la tranquilidad y la seguridad de los ciudadanos".

Por su parte, el jefe de Estado afirmó la semana pasada que esos hechos hacen parte de una "guerra sucia" instigada presuntamente por "grupos que desean crear confusión, (para), que el proceso democrático no siga su curso normal".

La seguidilla de falsas amenazas se producen nueve meses después de la llegada de Lugo al poder al frente de una coalición de amplia base ideológica que en los comicios del 20 de abril de 2008 puso fin a 61 años de hegemonía del Partido Colorado.