Nueva Delhi alerta de que los grupos terroristas de Pakistán son una amenaza para India y la paz mundial

NUEVA DELHI, 13 (EUROPA PRESS) El ministro de Asuntos Exteriores indio, Pranab Mukherjee, advirtió hoy de que los grupos terroristas de Pakistán constituyen una amenaza no sólo para India sino también para la paz mundial, respondiendo así a la admisión por parte de Islamabad de que "una parte" de los atentados ocurridos el pasado 26 de noviembre en Bombay (India), en los que murieron más de 170 personas, se orquestó en territorio paquistaní. Aunque acogió con satisfacción la respuesta de Pakistán al dossier sobre los atentados que las autoridades indias le entregaron el pasado mes de enero, Mukherjee dejó claro que Nueva Delhi seguirá pendiente de las acciones que emprenda Islamabad para acabar con el terrorismo transfronterizo y que tomará las medidas que considere necesarias para proteger a su población. En un discurso pronunciado ante el Parlamento, el ministro explicó que el Gobierno indio siempre se ha guiado por dos objetivos: asegurarse de que quienes planearon, organizaron y entrenaron a los terroristas de Bombay responden de sus actos ante la Justicia y conseguir que se desmantele la infraestructura terrorista que existe en Pakistán, de forma que no se repitan atentados como los de Bombay. Mukherjee incidió en que aquellos ataques fueron un crimen cometido contra India, motivo por el que consideró que las organizaciones terroristas con base en Pakistán son una amenaza directa para su país, informó el diario 'The Times of India'. ACTUACIÓN DE PAKISTÁN El ministro de Exteriores aseguró que la responsabilidad de los atentados del 26 de noviembre corresponde principalmente a Pakistán, país al que acusó de adoptar una actitud victimista después de los ataques. En un principio, Islamabad negó la vinculación de ciudadanos paquistaníes con la masacre de Bombay a pesar de que Nueva Delhi insistía en este extremo, llegando incluso a culpar a los servicios de Inteligencia paquistaníes (ISI). Mukherjee recordó que los de Bombay no fueron los primeros atentados terroristas que se organizaron contra India desde Pakistán. "Sin embargo, con los de Bombay se ha cruzado el umbral y es imprescindible que Pakistán actúe de forma creíble contra la infraestructura (terrorista) para impedir que haya más ataques", manifestó, recalcando que la respuesta inicial de Islamabad fue inapropiada. El ministro del Interior paquistaní, Rehman Malik, explicó ayer a los medios de comunicación que "una parte de la conspiración se orquestó en Pakistán, pero la mayor parte se preparó en India". Asimismo, señaló que "los terroristas fueron entrenados por Lashkar e Taiba", grupo terrorista islamista prohibido en Pakistán y al que Nueva Delhi responsabilizó de los atentados de Bombay. Por otra parte, el ministro anunció que su Gobierno ha presentado a Pakistán una queja policial (FIR, informe de primera información) en la que se menciona a "Ajmal Kasab y a otras nueve personas, de las que seis han sido detenidas". Malik se refería al único de los asaltantes de Bombay que sobrevivió a los ataques y que se encuentra detenido en India. El jefe de la diplomacia india calificó de "acontecimiento positivo" el hecho de que Pakistán haya admitido que una parte de los atentados se organizaron en su territorio. También destacó el que Islamabad esté investigando los hechos y que ya haya tomado ciertas medidas, como el arresto de algunos de los presuntos implicados. Islamabad ha remitido a Nueva Delhi 30 preguntas para recabar más información sobre los autores de los atentados, incluidas huellas dactilares y muestras de ADN de todos los terroristas. Al respecto Mukherjee afirmó que su Gobierno compartirá toda la información que pueda con Pakistán una vez que examine sus peticiones. FUTURO DE LAS RELACIONES BILATERALES Respecto a las relaciones bilaterales entre los dos países vecinos, Mukherjee declaró: "Nos encontramos en un punto de nuestra relación en el que las autoridades de Pakistán son las que tienen que elegir el tipo de relación que quieren tener con India en el futuro (...), y en gran parte depende de que las acciones relativas al caso de Bombay lleguen a su conclusión lógica". En este sentido, advirtió de que los "importantes logros" que se han conseguido en el proceso de normalización de las relaciones bilaterales durante los últimos cinco años están en "grave peligro", ya que el proceso de diálogo se basa en los compromisos de Pakistán para que el territorio que está bajo su control no se use para cometer actos terroristas contra India. Previendo que India haría alusión a este asunto, el ministro del Interior paquistaní reiteró ayer el compromiso de su país en la lucha antiterrorista. El Gobierno "ha actuado basándose en toda la información suministrada por India, lo que demuestra nuestra sinceridad y nuestro compromiso con la lucha contra el terrorismo", recalcó. "Pakistán está con el pueblo de India", agregó.