Seúl subraya a Pyongyang que el diálogo todavía es posible pese a las últimas amenazas


SEÚL|

El Consejo de Seguridad Nacional de Corea del Sur ha insistido en su llamamiento a Corea del Norte para que cese las provocaciones afirmando que el diálogo todavía es posible, a pesar de la escalada de tensión regional por las continuas pruebas armamentísticas del régimen de Kim Jong Un.

"La condiciones de seguridad en la península coreana se han agravado debido a las repetidas provocaciones y amenazas de Corea del Norte (...) Le pedimos que cese inmediatamente todas las actividades que contribuyan a aumentar la tensión", ha dicho el portavoz presidencial Park Soo Hyun tras la reunión que ha celebrado este jueves el Consejo.

Park ha indicado que, "dado que ni las tensiones militares ni un nuevo conflicto armado en la península coreana beneficiarían a ningún país, el Consejo ha decidido adoptar todas las medidas necesarias para rebajar la tensión y mantener la paz en estrecha cooperación con Estados Unidos y otras naciones clave".

Interrogado sobre qué opciones está barajando el Gobierno de Moon Jae In, el portavoz ha revelado que el diálogo está entre ellas. "El Consejo ha decidido adoptar medidas diplomáticas que ayuden a rebajar la tensión mientras mantiene abierta la puerta del diálogo con Corea del Norte", ha explicado, según informa la agencia de noticias Yonhap.

Park ha aclarado que estas conversaciones se centrarían en cuestiones bilaterales, como garantizar la calma en la zona desmilitarizada que sirve de frontera, y humanitarias, como una nueva reunión de las familias que quedaron separadas por la guerra que ambos países libraron entre 1950 y 1953 y que técnicamente no ha acabado.

Corea del Norte ha lanzado en las últimas semanas dos misiles intercontinentales, con capacidad para alcanzar suelo estadounidense. En respuesta, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado nuevas sanciones contra Corea del Norte que golpearán a su ya maltrecha economía.

Pese a la nueva tanda de medidas punitivas, Pyongyang mantiene el órdago y ha llegado a amenazar con atacar el territorio estadounidense de la isla de Guam, en el océano Pacífico. Este mismo jueves, ha precisado que estaría listo para actuar a mediados de agosto.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido al régimen de Kim Jong Un de que responderá con "furia y fuego" a cualquier acción norcoreana y, en este sentido, ha recordado que el arsenal nuclear de la potencia norteamericana "es más fuerte que nunca".