Ahmadineyad anuncia que Irán prepara una contraoferta de diálogo nuclear

  • Teherán, 15 abr (EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, anunció hoy que su país prepara una nuevo paquete de condiciones para resolver el conflicto nuclear con la comunidad internacional, pero advirtió de que no contempla renunciar a la citada energía como se le exige a Irán.

Ahmadineyad anuncia que Irán prepara una contraoferta de diálogo nuclear

Ahmadineyad anuncia que Irán prepara una contraoferta de diálogo nuclear

Teherán, 15 abr (EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, anunció hoy que su país prepara una nuevo paquete de condiciones para resolver el conflicto nuclear con la comunidad internacional, pero advirtió de que no contempla renunciar a la citada energía como se le exige a Irán.

Ante centenares de personas reunidas en la ciudad meridional de Kermán, Ahmadineyad reveló que su Gobierno responderá con una contraoferta a la invitación al diálogo extendida la pasada semana por el denominado Grupo 5+1, integrado por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, Francia, Gran Bretaña y China) más Alemania.

"Estamos acabando un nuevo paquete que será presentado al 5+1 y que consideramos que debe ser la base de una nueva negociación que permita alcanzar la paz y la justicia en el mundo", afirmó Ahmadineyad.

El presidente iraní ya presentó en mayo de 2008 una propuesta similar. Al igual que entonces, hoy dijo que está diseñada "para garantizar la paz y la justicia y resolver los problemas que acosan al mundo".

En aquella ocasión, la comunidad internacional exigió a Teherán que interrumpiera su controvertido programa de enriquecimiento de uranio, una condición que el régimen de los ayatolá tampoco parece estar dispuesto a aceptar ahora.

"Este nuevo paquete debe servir de base para cualquier futura negociación", señaló hoy Ahmadineyad, antes de subrayar que pese a las similitudes, la comunidad internacional debe entender que "las condiciones han variado y han ocurrido grandes cambios en el mundo en el último año".

Estados Unidos, Israel y las grandes potencias de la Unión Europea acusan a Teherán de ocultar un programa nuclear paralelo cuyo objetivo es la adquisición de un arsenal de armas atómicas.

Irán rechaza tales alegaciones y afirma que su fin es el uso civil de la energía.

El programa nuclear y el enriquecimiento de uranio se han convertido en parte esencial de la política nacional estratégica de Irán, defendida por todas las corrientes y todos los estratos de la población, ya sea conservadora o reformista.

Tanto Ahmadineyed como el resto de los candidatos que aspiraran a la presidencia del país el próximo 12 de junio, han advertido que ya no existe marcha atrás y que la comunidad internacional deberá aceptar un Irán nuclearizado.

Por ello, Irán insiste en que la polémica nuclear es sólo una parte del problema, y que la negociación sobre la misma debe inscribirse en un marco más amplio, que encuadre las relaciones y la situación del régimen iraní en el tablero mundial.

"Somos un país partidario del diálogo y hace 30 años que os estamos invitando a conversar en pos de la justicia y en busca de un compromiso dentro de la legalidad", agregó.

Desde hace varios meses, Irán ha adoptado una política que combina declaraciones moderadas con actos de reafirmación en sus principios.

En uno de estos últimos, Ahmadineyad inauguró el pasado jueves en la ciudad iraní de Isfahan la primera planta de generación de combustible nuclear, con la que Teherán cierra el ciclo de producción atómica.

Ese mismo día, el régimen iraní anunció que ha instalado mil centrifugadoras de uranio más, con mayor potencia, en la central de Natanz, para acelerar el enriquecimiento.

Veinticuatro horas antes, el 5+1 había ofrecido a Irán una nueva ronda de negociación.

El régimen iraní respondió de forma favorable a la oferta el pasado domingo, pero insistió en que en ningún caso renunciaría al enriquecimiento y advirtió, una vez más, de que el prisma debe ser ahora diferente.

Irán y el Grupo 5+1 se reunieron por última vez el pasado verano en Ginebra, ya bajo la oferta del entonces candidato a la Casa Blanca y actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de abrir un nuevo capítulo en las relaciones con Teherán.

William Burns, alto funcionario de la diplomacia estadounidense, ya ha señalado que su país participará a alto nivel en la eventual futura ronda de negociación.