China exige cautela a la ONU tras el lanzamiento de Corea del Norte

PEKÍN, 7 (EUROPA PRESS/Débora Altit)

China demandó hoy públicamente cautela al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en su respuesta al lanzamiento, el pasado fin de semana, de lo que Corea del Norte asegura que fue un satélite de comunicaciones y desde la comunidad internacional se dice que fue un misil.

"Existen parecidos pero también diferencias entre la tecnología para un cohete y un misil. Lanzar un satélite difiere de lanzar un misil como parte de una prueba nuclear. Este asunto también implica el derecho de todos los países a usar el espacio exterior con fines pacíficos", manifestó hoy, en una rueda de prensa rutinaria la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Jiang Yu.

Jiang insistió en que el papel de Naciones Unidas es mantener la paz y estabilidad en la Península de Corea y por extensión en el noreste asiático, y que las reacciones oficiales deberían ir en esa línea y fomentar el diálogo a través de canales como las conversaciones a seis bandas (paralizadas desde el año pasado y en las que intervienen, además de las dos Coreas y China, Estados Unidos, Japón y Rusia).

"Creemos que el Consejo de Seguridad de la ONU debería actuar de forma cuidadosa en lo relativo a la resolución 1718", dijo Jiang, en referencia a la resolución aprobada tras las pruebas nucleares llevadas a cabo por Corea del Norte en 2006.

El Consejo de Seguridad mantuvo el pasado domingo una reunión de emergencia tras el lanzamiento norcoreano, pero sus 15 miembros sólo alcanzaron el acuerdo de volver a reunirse. China ha dado por buena, oficialmente, la versión de Pyongyang y, al contrario de lo que hiciera hace tres años, ha rechazado condenar el lanzamiento.

Desde Estados Unidos, sin embargo, la secretaria de Estado Hillary Clinton declaró ayer que la acción norcoreana conllevaba "graves implicaciones" y que Naciones Unidas debería reaccionar de manera contundente.

El Parlamento japonés también ha reaccionado hoy de manera oficial al lanzamiento norcoreano, que considera un test militar, condenándolo y solicitando nuevas medidas de presión al Gobierno y una nueva resolución contra Pyongyang al Consejo de Seguridad de la ONU.

Según analistas occidentales, Corea del Norte lanzó un cohete que llegó a sobrevolar Japón y con el que intentaba comprobar su capacidad para atacar a Estados Unidos.