Corea del Norte amenaza al Sur y reinicia su planta de plutonio

SEÚL (Reuters) - Corea del Norte, cuyo ensayo nuclear de esta semana ha sido condenado internacionalmente, amenazó el miércoles con atacar el Sur después de que Seúl se uniera a un plan liderado por Estados Unidos para inspeccionar embarcaciones sospechosas de transportar equipos para armas de destrucción masiva.

Sumándose a la creciente tensión en la región, medios surcoreanos informaron de que Pyongyang había reactivado una planta de plutonio que puede utilizarse en bombas nucleares.

El Consejo de Seguridad de la ONU está analizando formas de sancionar a Pyongyang por la prueba del lunes, denunciada en general como una gran amenaza a la estabilidad regional y que acerca al aislado país a tener una bomba nuclear fiable.

La última amenaza de Corea del Norte se produce después de que Seúl anunciara, tras el ensayo nuclear, que se uniría a la Iniciativa de Proliferación de Seguridad liderada por Estados Unidos, lanzada bajo la administración de George W. Bush dentro de su "guerra contra el terror".

"Cualquier acto hostil contra nuestras embarcaciones pacíficas, como registro e incautación, será considerado una violación imperdonable de nuestra soberanía y responderemos inmediatamente con un potente ataque militar", dijo un portavoz del Ejército norcoreano citado por la agencia oficial KCNA.

Reiteró que el Norte ya no estaba comprometido por un armisticio firmado al término de la guerra coreana de 1950-53 porque Washington había ignorado su responsabilidad como signatario al atraer a Seúl a la estrategia anti-proliferación.

Las acciones de Seúl cerraron a la baja y los operadores dijeron que los últimos rumores subrayaban los riesgos para los inversores con problemas que llevan tiempo gestándose a lo largo de la última frontera de la Guerra Fría. El principal índice ha caído un 3 por ciento esta semana. El won también se estaba depreciando.

La prueba nuclear hace temer que Pyongyang distribuya armas a otros países o grupos. Washington la ha acusado de intentar vender conocimientos nucleares a Siria y otros países.

Las dos Coreas libraron dos enfrentamientos navales con víctimas mortales en 1999 y 2002 cerca de una disputada frontera marítima en su costa occidental, y el Norte ha amenazado en el pasado año con atacar embarcaciones surcoreanas en esas aguas.

Algunos analistas dicen que la demostración militar de Pyongyang está dirigida en parte a reforzar el control del poder del líder Kim Jong-il para que pueda dirigir mejor su sucesión y desviar la atención de la débil economía del país, prácticamente en ruinas desde que asumió el poder en 1994.

Muchos especulan con que la supuesta apoplejía de Kim en agosto hiciera temer sobre su sucesión, y que quiere que su tercer hijo sea el tercer líder de la única dinastía comunista de Asia.

Puede que la comunidad internacional poco pueda hacer para disuadir al Norte, que lleva sufriendo sanciones durante años y que es tan pobre que depende de la ayuda para alimentar a sus 23 millones de personas.