Corea del Norte mandó ejecutar a una de sus figuras claves en el sur, según fuentes

SEÚL, 10 (EUROPA PRESS)

Corea del Norte mandó ejecutar a Choe Sung Chol, una de sus figuras clave encargado de las relaciones con su vecina Seúl, después de que pronosticase que el nuevo Gobierno conservador surcoreano mantendría una buena relación con Pyongyang, algo que finalmente no llegó a suceder entre ambos estados rivales.

Choe, el número dos del Partido de los Trabajadores Coreanos, formación encargada de tratar las relaciones del estado comunista con Corea del Sur, fue asesinado el año pasado, según informa Yonhap, que añade que la víctima desapareció de la vida pública entre informaciones que apuntaban que había sido despedido de su cargo por corrupto.

Una fuente cercana al régimen comunista de Kim Jong Il agregó que la verdadera intención era castigarle por trazar una línea demasiado "suave" con el sur.

Choe, de 53 años, formó parte de la delegación norcoreana que acogió el nombramiento de Roh Moo Hyun como presidente surcoreano después de que cruzara la frontera en 2007 tan sólo para participar en la segunda cumbre sobre los líderes de las coreas divididas. "Choe presionó para mejorar la situación con el Gobierno de Roh a pesar de las objeciones de los más conservadores", agregó la fuente.

Así las cosas, las relaciones entre Seúl y Pyonyang se enfrieron con la marcha de Roh en 2008 y la llegada de su sucesor y actual mandatario surcoreano Lee Myung Bak, quien radicalizó las posturas y frenó el flujo al norte al tiempo que amenazó con consecuencias si Pyongyang continuaba adelante con su programa de enriquecimiento nuclear.