Crónica EEUU/Irán.- Obama y Ahmadineyad se muestran dispuestos a iniciar un diálogo para buscar un acercamiento

Ambos abogan por un ambiente de respeto mutuo y Obama adelanta que habrá un encuentro "cara a cara" en "los próximos meses" NUEVA YORK, 10 (EUROPA PRESS) Los presidentes de Estados Unidos e Irán, Barack Obama y Mahmud Ahmadineyad, respectivamente, han intercambiado en las últimas horas declaraciones sobre su disposición a iniciar un diálogo con el que intentar un acercamiento, apelando ambos a la diplomacia con el fin de superar la desconfianza mutua que ha dominado las relaciones entre ambos países durante los últimos 30 años. En la primera rueda de prensa que ha dado como jefe de Estado, Obama tendió anoche una mano a Irán para que se establezca una relación de respeto mutuo entre Washington y Teherán que permita sentar las bases de un encuentro "cara a cara" que se produciría "en los próximos meses". "Ya dije durante la campaña electoral que Irán es un país que tiene gente extraordinaria pero que durante muchos años su actuación ha ayudado poco a estabilizar la región y lograr la paz, con su financiación a grupos terroristas, su lenguaje belicoso y sus planes sobre el programa nuclear, que no son sólo contrarios a nuestros intereses sino a los de la comunidad internacional", advirtió Obama. Subrayó que su intención es acercarse a la cuestión iraní desde la diplomacia y con una nueva dirección, y añadió que su equipo de asesores ya está trabajando para que en los próximos meses se pueda producir un primer encuentro entre las autoridades de ambos países. "En los últimos años ha habido mucha desconfianza y las cosas no van a cambiar de la noche a la mañana", reconoció. Por eso, subrayó el presidente estadounidense, es el momento de que el régimen de Teherán "envíe una señal contundente" a la comunidad internacional de que está dispuesto a hacer las cosas "de otra manera". AHMADINEYAD PONE CONDICIONES Por su parte, Ahmadineyad dijo en un acto público en Teherán ante decenas de miles de iraníes que celebraban el XXX aniversario del triunfo de la revolución islámica que está dispuesto a mantener conversaciones con Estados Unidos si éstas se basan en el respeto mutuo y en caso de que haya cambios "fundamentales" por parte de Washington. Ahmadineyad consideró que los cambios de los que habla el Gobierno de Obama no deben ser de carácter táctico. "La nación iraní acoge con agrado los cambios reales, la nación iraní está preparada para el diálogo, pero un diálogo en un ambiente justo y de mutuo respeto", dijo en declaraciones recogidas por la agencia de noticias ISNA. CONTAR CON IRÁN El mandatario incidió en la idea de que Irán es una verdadera superpotencia y también aseguró que busca la justicia que acerca a todos los países entre sí y no se fija en los territorios e intereses ajenos, posiblemente en una alusión velada a Estados Unidos, país al que acusa de inmiscuirse en los asuntos de otros países. Los países occidentales "dicen que quieren luchar contra el terrorismo", indicó Ahmadineyad. "Los iraníes han estado luchando contra los terroristas durante 30 años, y si realmente quieren desafiar a este fenómeno deberían cooperar con la nación iraní, que es la mayor víctima del terrorismo", agregó. En este sentido, propuso a las potencias occidentales que, si quieren erradicar el terrorismo, investiguen y juzguen los hechos acontecidos en "un par de guerras recientes" en Oriente Próximo y en el golfo Pérsico y que en ese marco investiguen al predecesor de Obama en la Casa Blanca, George W. Bush, "cuyos ataques en la región han dejado casi un millón de muertos y millones de desplazados". "El mundo no quiere que se repita la oscura época de Bush", destacó Ahmadineyad, quien insistió en que para ello debe producirse un "cambio fundamental en la actitud y el comportamiento" del Gobierno estadounidense. Por otro lado, Ahmadineyad abogó por remodelar el Consejo de Seguridad de la ONU "si el mundo quiere que se restaure una seguridad real". Estas peticiones se enmarcan en la pretensión de Irán de tener un papel más preponderante en la escena internacional. Fue con este fin con el que probablemente lanzó el lunes pasado el satélite 'Omid' (Esperanza), un hecho que el Pentágono consideró un motivo de preocupación a pesar de que Teherán hizo hincapié en que sus objetivos son pacíficos. A este respecto, el jefe del Estado iraní dijo que la humillación, las amenazas y el monopolio de la ciencia son las "palancas de la arrogancia para la dominación de los países", unas tácticas a las que Irán no recurre, dijo Ahmadineyad. Teherán mantiene que puede desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos --aunque otros países creen que su objetivo es fabricar armas nucleares-- basándose en el derecho de todos los países a aplicar los avances científicos y tecnológicos. CAMBIO EN LA RETÓRICA Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Manuchehr Mottaki, se declaró satisfecho con el cambio en la retórica de Estados Unidos respecto a Irán. "Estados Unidos, que antes hablaba de cambiar el régimen y la revolución islámica de Irán, ahora dice: 'Deberíamos cambiar nosotros' (...)", señaló. "Después de 30 años de altibajos y de recurrir a distintas estrategias, han empezado a hablar de su propio cambio, y la revolución islámica de Irán sigue firme y celebra el XXX aniversario de su triunfo", subrayó en un acto celebrado en Teherán por este motivo. Sin embargo, el presidente del Parlamento iraní, Alí Lariyani, no se conforma con la nueva retórica estadounidense. Ayer pidió a Washington en una rueda de prensa en Madrid que formule "una propuesta clara" sobre su intención de negociar directamente con Irán acerca de la cuestión nuclear. "Si creen en algún plan, que lo planteen diplomáticamente. No hacen falta discursos", afirmó. "Si Irán ve que hay una decisión firme de solucionar los problemas de la región, si el cambio (de actitud) es estratégico y no táctico, si no es un maquillaje y si ayuda a los intereses nacionales y a los de la región, entonces se podrá hablar", declaró. "Llegar a mantener conversaciones no es un juego sólo para mostrarlo en los medios de comunicación. No es negociar por negociar sino para llegar a una solución definitiva", advirtió Lariyani. El ex jefe del equipo negociador iraní en la disputa nuclear adelantó que, si finalmente Irán y Estados Unidos inician un proceso de diálogo, Irán y otros países de la región pedirán "que no se aplique un doble rasero" en las relaciones internacionales.