El enviado estadounidense urge a Corea del Norte a no lanzar el supuesto misil

  • Washington, 3 abr (EFE).- El representante especial para Corea del Norte, Stephen Bosworth, instó hoy a Pyongyang a que no proceda con el lanzamiento de lo que EE.UU., Corea del Sur y Japón creen será un misil Taepodong y advirtió de que habrá consecuencias si no lo suspende.

Washington, 3 abr (EFE).- El representante especial para Corea del Norte, Stephen Bosworth, instó hoy a Pyongyang a que no proceda con el lanzamiento de lo que EE.UU., Corea del Sur y Japón creen será un misil Taepodong y advirtió de que habrá consecuencias si no lo suspende.

En declaraciones a periodistas, indicó que EE.UU. está moviendo los hilos diplomáticos para lograr que Corea del Norte no lance en los próximos días, probablemente mañana, lo que alega es un satélite de comunicaciones, pero que Washington, Seúl y Tokio creen es un misil balístico de largo alcance Taepodong.

"Hemos urgido, al igual que urgimos ahora, a Corea del Norte que no lance esto". La cuestión de "si se trata de un satélite o de un misil es indiferente a nuestro juicio. Es un acto provocativo y esperamos que reconsideren aún" sus planes, señaló Bosworth.

"No debería ocurrir" el lanzamiento, insistió.

EE.UU. y sus socios en el diálogo a seis bandas afirman que un lanzamiento, ya sea de un cohete con un satélite de comunicaciones o de un misil balístico, violaría la resolución 1718 del Consejo de Seguridad de la ONU de 2006, que insta a Pyongyang a abandonar las pruebas de armas nucleares y con misiles balísticos, así como el desarrollo de ese tipo de armamento.

Por ello, si la península norcoreana sigue adelante con sus planes, serán necesarias represalias, algo que, dijo Bosworth, será el objetivo de EE.UU. en el caso de que Pyongyang no ceda a las presiones de la comunidad internacional.

Bosworth no detalló las consecuencias que Corea del Norte podría afrontar, pero el representante especial se reunió la semana pasada con sus homólogos de China y Japón para coordinar una respuesta ante un posible lanzamiento, y el presidente de EE.UU., Barack Obama, también ha abordado este tema con varios líderes en Europa.

Lo que han dicho fuentes del Departamento de Estado estos días es que trabajan con sus aliados en el Consejo de Seguridad de la ONU en este asunto.

Mañana se abre una ventana de cinco días para el lanzamiento del cohete, avisó Pyongyang el 12 de marzo a la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) y la Organización Marítima Internacional (OMI).

Se especula con que Corea del Norte lleve a cabo sus planes mañana mismo si la climatología se lo permite.

A pesar de las advertencias, Bosworth también extendió una mano a Pyongyang para retomar el estancado diálogo a seis bandas.

El representante especial dijo que trabajará conjuntamente con sus socios en el diálogo a seis bandas (EE.UU., Rusia, Japón, China y las dos Coreas) para garantizar que, "cuando se haya calmado la tormenta" por el misil los países vuelvan a centrarse en su prioridad a largo plazo: las conversaciones nucleares.

"Consideramos que el diálogo a seis bandas debe ser el centro de nuestros esfuerzos", dijo.

"Esto no va a cambiar. Continuaremos teniendo contactos bilaterales (con los norcoreanos) y estamos preparados para abrir este canal (de diálogo) en cualquier momento", sugiriendo que estaría dispuesto a viajar a Pyongyang cuando sea útil.